A MORIR TOCA... El madroño en tiempos de infamia.