ACTUALIZADO. La «Memoria Histórica» vuelve a depender de la Consejería de Presidencia tras la reestructuración del gobierno andaluz.

LA MEMORIA HISTÓRICA EN UN VIAJE DE IDA Y VUELTA

La Memoria Histórica vuelve a Vicepresidencia donde ya estuvo durante la etapa de Diego Valderas (IULV-CA) y que en el último gabinete pasaron a la Consejería de Cultura. Desde cuando en 2001 se pudieron en marcha las políticas de memoria por parte de la Consejería de Justicia, estando al frente Carmen Hermosín, “pasado” por dos consejerías diferentes más (Presidencia y Cultura) y ha tenido 6 responsables directos desde 2005 (José María Romero Calero, Francisco José Salazar, Juan Gallo, Fernando Soto, Luis Naranjo, Javier Giraldez ) con dos diferentes denominaciones; Comisario y Director General. Se mantiene, como Direcctor General a Javier Giraldo, y se desconoce la suerte del «Comisionado» como propuesta a medio plazo pues dicha figura no está recogida en la recientemente votada Ley 2/2017 de Memoria Democrática.

____________________________________________________________________________________________________________________

VALDERAS RENUNCIA AL CARGO QUE LE OFRECIÓ SUSANA DÍAZ TRAS LA DESAUTORIZACIÓN DE IU

El excoordinador regional rectifica tras las presiones de veteranos de su partido y traslada a su sucesor, Antonio Maíllo, que “el asunto está cerrado”. No será comisionado de Memoria Histórica.

PÚBLICO | DANIEL CELA | 8-6-2017

El excoordinador regional de IU, Diego Valderas, no será el próximo comisionado de la Memoria Histórica del Gobierno andaluz. Valderas aceptó el cargo que le ofreció la presidenta Susana Díaz, pero 72 horas después y tras un cabreo monumental dentro de su formación política, el onubense ha decidido dar un paso atrás y renunciar al puesto, confirman fuentes de la dirección en IU.

En todo este tiempo, Valderas ha recibido numerosas llamadas de miembros de su partido pidiéndole que rectificara, que no se vinculara a un Gobierno del PSOE tras una larga trayectoria de 13 años como dirigente de la coalición de izquierdas en Andalucía. Así se lo trasladó el excoordinador federal, Cayo Lara, el secretario general del PCE, José Luis Centella, y su homólogo andaluz, José Manuel Mariscal (PCA), que llegó a advertirle incluso con su expulsión del partido si seguía adelante. Finalmente el actual coordinador regional de IU, Antonio Maíllo, envió a dos personas de su confianza a hablar con Valderas: el exeurodiputado Willy Meyer y el parlamentario andaluz, José Antonio Castro. A ambos les trasladó su decisión final: “Doy por cerrado ese asunto”.

La coalición de izquierdas, encabezada por Maíllo, ha reaccionado de forma cohesionada, desautorizando a su exlíder y obligándole a rectificar tanto a él como a la presidenta de la Junta, que finalmente ni siquiera consumó su propósito de llevar el nombre de Valderas al Parlamento, como había anunciado.

Culmina así una minicrisis de tres días que ha sacudido los cimientos de IU y desatado una guerra fratricida con el PSOE, como se vio de manifiesto en la durísima intervención de Maíllo frente a Susana Díaz en el debate de política general andaluza del miércoles. El puesto de comisionado de Memoria Histórica no existe como tal, ni estaba contemplado en la nueva Ley andaluza de Memoria, aprobada hace dos meses. Era un cargo ad hoc que Díaz quiso proponer a Valderas, y que éste aceptó en contra del criterio de su formación política. Maíllo pidió expresamente a su predecesor que no aceptase y emitió un duro comunicado acusando a la presidenta de “querer meter sus sucias manos en nuestra organización”.

La coalición de izquierdas, reunida en un órgano colegiado, apoyó esos duros términos de su líder, porque entendió que la propuesta de Susana Díaz a Valderas era un intento desesperado de intervenir en la vida orgánica de IU, a pocas semanas para que se celebre la asamblea regional del que saldrá elegida la nueva ejecutiva. El excoordinador regional se ha distinguido en los últimos meses como parte del sector crítico de IU, contrario al rumbo que ha emprendido Maíllo hacia la confluencia con Podemos.

El actual líder regional acusó el miércoles a Susana Díaz de haber actuado en este asunto “como la hooligan del cole”. “No puede seguir rompiendo todo lo que toca, ahora la Ley de Memoria, con un cargo que no existe. No haga trampas. No deja que crezca la hierba, sólo le gustan las puñaladas, los derrocamientos, las peleas y el malmeter, es la hooligan del cole, todo el día pinchando con el boli, y si respondemos, entonces es que se meten conmigo”.

Maíllo advirtió a Díaz de que “le había salido el tiro por la culata”. El lunes, la Cadena Ser adelantó que la presidenta propondría a Diego Valderas como comisionado de Memoria en el debate del Parlamento de este miércoles; y poco después el Gobierno andaluz emitió una nota de prensa confirmando este anuncio; el martes, tras estallar la crisis con IU, la propia presidenta salió al paso para defender el “prestigio” del que fuera su vicepresidente en el anterior mandato; pero al llegar el debate del miércoles, Díaz omitió conscientemente el nombre de Diego Valderas. Dijo que propondría una modificación de la ley para que se crease la figura del comisionado de Memoria en septiembre, pero evitó proponer al exlíder de IU, como ella y su Gobierno habían dicho que haría.

Dentro de su propio Ejecutivo han entendido que la presidenta ha rectificado y que no ha podido marcarse el tanto de fichar a un reconocido dirigente de izquierdas para su gabinete. La coalición de izquierdas la ha acusado de querer usar su marca para blanquear su imagen “derechista” por estar gobernando con Ciudadanos, y por haber facilitado el Gobierno a Mariano Rajoy.

http://www.publico.es/politica/valderas-renuncia-al-cargo-le.html

___________________________________________________________________________________________________________________

SUSANA DÍAZ ELUDE PONER NOMBRE PARA EL COMISIONADO DE LA MEMORIA HISTÓRICA POR TEMOR A QUE DIEGO VALDERAS NO ACEPTE

► El excoordinador regional de IU se ha visto solo después de haber dado el sí a la presidenta y ninguno de los suyos ha bendecido la oferta

► La también secretaria general del PSOE en Andalucía ha propuesto este miércoles en el Parlamento de Andalucía la creación de la figura sin mencionarlo

ELDIARIO.ES | OLGA GRANADO | 7-6-2017

La presión que tanto desde IU como desde el PCA han ejercido los últimos días sobre Diego Valderas para que rechace la oferta de Susana Díaz de ser propuesto como comisionado para la Memoria Histórica puede llevar a que el exvicepresidente de la Junta de Andalucía, que guarda un «prudente» silencio, finalmente escuche a los suyos por muy apetecible que le resulte el puesto. Tanto que la presidenta de la Junta de Andalucía ha evitado este miércoles poner nombre propio a una figura cuya creación se anunció el pasado lunes tras tener el sí de Diego Valderas y que este miércoles ha propuesto en el pleno del Parlamento de Andalucía. 

Durante su comparecencia para el debate general sobre la situación de Andalucía, no ha mencionado a Diego Valderas, ni en su primera intervención en la que ha propuesto que «en septiembre» se adopten los cambios necesarios en la Ley de Memoria Histórica para crear este comisionado, ni cuando posteriormente ha confrontado con el portavoz de IU, Antonio Maíllo. Ha preferido mostrar su compromiso con una consignación «adecuada» para el desarrollo de la ley en los presupuestos autonómicos de 2018, que es precisamente lo que le estaban exigiendo desde los grupos de la izquierda y desde los colectivos memorialistas.

En cualquier caso, el también coordinador regional de IU no ha evitado la ocasión para reprocharle a la presidenta durante su comparecencia una propuesta que ha vuelto a calificar de » trampa», con la seguridad de que a Susana Díaz «le ha salido el tiro por la culata». 

Y es que Diego Valderas se ha visto solo en su intención de aceptar un cargo para, jubilado hace unos meses, volver a primera línea y en un tema tan sensible para él, entre otras cosas porque la ley aprobada recientemente, y donde se rechazó incluir este comisionado, fue gestada durante su mandato como consejero de Administración Local y Relaciones Institucionales.

Ninguno de los suyos, como Gaspar Llamazares, Cayo Lara o José Luis Pérez Tapias, que otras veces le han acompañado en comunicados en contra de la estrategia de Antonio Maíllo para la confluencia con Podemos, han salido para bendecir esta decisión. Básicamente porque los críticos con Antonio Maíllo -una minoría- saben que se les complica su argumentario en contra del «riesgo» en el que entienden que el actual líder está poniendo a IU con Podemos si, por su lado, un referente para ellos como Diego Valderas da este paso.

Frente a esa soledad, la Dirección Colegiada de IU le ha pedido que rechace este  «acto de deshonestidad política», mientras el PCA, su partido, ha propuesto incluso abrirle un expediente si acepta. Por eso, Diego Valderas reflexiona, y los que le conocen están convencidos de que escuchará a su organización después de que ésta le haya tenido que reprochar que aceptara la propuesta de la también secretaria general del PSOE en Andalucía sin consultarlo primero con sus dirigentes. 

De manera que Susana Díaz se ha encontrado con un efecto boomerang que no esperaba, pese a que pueda sumar a C’s para que el Parlamento de Andalucía apruebe la creación del comisionado. Paradójicamente, porque C’s (como el PP) se abstuvo con la Ley de Memoria Histórica, Juan Marín ha comentado este miércoles que, «a la espera de concreción», no le parece mal la propuesta de su socia e incluso que el comisionado cobre por ello. «C uando se está haciendo una labor, si exige una dedicación exclusiva, se tiene que cobrar un sueldo. (…) Me preocuparía que lo hiciera por otros intereses», ha apuntado el portavoz de C’s, criticando con ello la reacción desde el PP, que rechaza este «golpe de efecto para intentar situarse más a la izquierda», en palabras de su portavoz, Carmen Crespo.

Por su parte, el portavoz del PSOE, Mario Jiménez, tampoco ha desaprovechado su turno para defender «una propuesta impecable de la presidenta» y recriminar a Antonio Maíllo su intervención «llena de odio» y «escrita no con tinta, sino con bilis».

Con ello, quitando a los socialistas y a C’s, el resto de la oposición no está por la labor. Podemos, como IU, se remite a que las asociaciones de memorialistas tampoco son partidarias de un comisionado, como ya se expresó en el referido trámite parlamentario de la ley.

En este sentido, la propuesta de IU, como impulsora de la ley, era «concentrar en una dirección general fuerte y bien dotada todas las políticas públicas en la materia», con la ley como marco. Es más, en la coalición de izquierdas interpretan que «la creación de un comisionado nos retrotrae a la situación política anterior a la creación de la dirección general, fragmenta y debilita el impulso público» a la memoria histórica. Y el propio afectado ya lo dijo en declaraciones a eldiario.es/andalucia:  «La memoria histórica es mucho más importante que Diego Valderas o Susana Díaz».

http://www.eldiario.es/andalucia/Susana-Memoria-Historica-Diego-Valderas_0_651985931.html

_____________________________________________________________

EL SUELDO DEL GOBIERNO ANDALUZ PARA VALDERAS RONDARÍA LOS 60.000 EUROS AL AÑO

Susana Díaz propone al exlíder de IU para un cargo nuevo -comisionado de Memoria- asemejado a los órganos de extracción parlamentaria e independiente de la Junta, como el Defensor del Pueblo

PÚBLICO | DANIEL CELA | / | 7-6-2017

La propuesta de Susana Díaz de nombrar al excoordinador regional de IU, Diego Valderas, comisionado para la Memoria Histórica ha desencadenado el mayor choque entre PSOE y la coalición de izquierdas desde que rompieron su pacto de Gobierno en la pasada legislatura.

Los exsocios nunca habían estado tan enfrentados como ahora: el actual líder de IU, Antonio Maíllo, ha pedido a Valderas que no acepte el puesto. No le parece “coherente” que un miembro destacado de su formación ocupe un cargo en un Gobierno socialista “del que ni forma parte ni apoya ni sostiene”. Díaz, en cambio, reconoce a Valderas como “una persona de prestigio” y replica que tanto su nombramiento como su cargo no dependerán del Ejecutivo, sino del Parlamento, donde están representados todos los grupos. “Nadie mejor que él para coordinar el desarrollo de dicha ley”, afirma la presidenta, tras recordar que él fue uno de sus impulsores en el mandato anterior.

Lo cierto es que se sabe poco de las funciones y competencias del comisionado para la Memoria Histórica, porque la figura como tal no existe, no aparece en la nueva Ley andaluza de Memoria, que entró en vigor hace apenas dos meses. Ni el PSOE ni ningún otro grupo propuso la creación de esta figura durante el trámite de enmiendas parciales, sin embargo, hace cuatro meses Díaz ya había tanteado a Valderas para ocupar este puesto.

En 2010, al abrigo de la Ley estatal de Memoria de Zapatero, la Junta creó la figura del comisario de la Memoria Histórica, un nombramiento que sí dependía del Ejecutivo, y que estaba adscrito a la Consejería de Justicia (el titular era Juan Gallo, que entonces contaba con el favor del resto de fuerzas). El nuevo comisionado, ¿tendrá un sueldo de la Junta? ¿Lo nombrará también el Consejo de Gobierno o lo elegirá el Parlamento y tendrá que responder ante él? ¿Contará con un equipo de trabajo? ¿Cuál será su presupuesto y de qué partidas se detraerá el dinero? ¿Qué funciones hará, distintas a las que ya desempeña la Dirección General de Memoria, dependiente de la Consejería de Cultura?

Fuentes del Gobierno andaluz han revelado algunos detalles más de la propuesta de Díaz, que aún está muy verde. Por ejemplo, para crear la figura del comisionado de Memoria, no será estrictamente necesario modificar la reciente ley, como se anunció al principio. Podría bastar con un desarrollo reglamentario, puesto que la norma contempla la creación del Instituto andaluz de la Memoria, aún por definir. El comisionado podría ser una figura adscrita a dicho órgano.

Otro dato: en caso de ser elegido, Valderas sí cobrará un sueldo público y contará con un equipo de trabajo. La Junta aún no ha cuantificado su nómina, pero confirma que será “la que corresponde a la naturaleza de su nombramiento”. Díaz ha dicho que el puesto de comisionado de Memoria Histórica no dependerá del Ejecutivo, sino del Parlamento. Su designación será debatida y votada por todos los grupos, que tratarán de buscar un consenso. La misma fórmula que para los órganos de extracción parlamentaria, como el Defensor del Pueblo andaluz, la Cámara de Cuentas y el Consejo Audiovisual (los tres controlan y fiscalizan en cierta medida la labor del Gobierno autonómico).

El Defensor, Jesús Maeztu, cobra 63.428,46 euros brutos al año, su oficina cuenta con 67 empleados y un presupuesto anual de 4,5 millones (en 2017); el presidente de la Cámara de Cuentas, Antonio López, tiene el mismo salario y presupuesto; y la presidenta del Consejo Audiovisual, Emelina Fernández, percibió el pasado año 62.800,44 euros. Las retribuciones se adaptan a lo que cobra un consejero, y es lo que la Junta estaría sopesando pagar a Valderas, si su oficina adquiere el mismo estatus dependiente del Parlamento. “Lo normal es que tenga retribución por las competencias que va a desarrollar”, explica el portavoz Miguel Ángel Vázquez. El sueldo anual de Susana Díaz es de 64.446,36 euros.

“No es otra operación Rosa Aguilar”

El pulso PSOE-IU parte de un debate simple: ¿Quién ficha a Diego Valderas: el Gobierno socialista de Susana Díaz o el Parlamento, que representa a todos los andaluces? La Junta asegura que el fichaje de Valderas “no es otra operación Rosa Aguilar”, en referencia a otra histórica exdirigente de IU, que ahora es consejera de la Junta y afiliada al PSOE. Díaz insiste en que el nombramiento y el papel del comisionado de la Memoria estará en manos del Parlamento, igual que el Defensor.

Las personas que representan a la Oficina del Defensor del Pueblo, de la Cámara de Cuentas (ambas instituciones blindadas en el Estatuto) y del Consejo Audiovisual son elegidas por los grupos políticos: cada uno propone nombres de candidatos y luego entre los mismos seleccionados votan a su presidente. El elegido debe someterse a una especie de examen ante los diputados de la Comisión de Nombramientos de la Cámara, donde le interrogarán sobre su trayectoria, currículum, etc… La designación final debe pasar por el pleno del Parlamento y contar con el apoyo de tres quintas partes de los diputados.

El nombramiento del Defensor tiene un arranque diferente. Es la Comisión Consultiva de Nombramientos, Relaciones con el Defensor del Pueblo Andaluz y Peticiones quien propone al pleno de la Cámara “al candidato o candidatos a Defensor”. El nombre que sale adelante debe contar con mayoría simple en dicha comisión. Para designar a Valderas, bastaría con los votos de PSOE y Ciudadanos, tanto en comisión como en la votación en el pleno (tres quintas partes).

Otra opción es que el comisionado de la Memoria sea una figura similar a la del presidente del Consejo Consultivo o, más recientemente, del Consejo Andaluz de la Transparencia, que también fueron nombrados por el Parlamento (por tres quintas partes), pero a propuesta del Consejo de Gobierno. En ambos casos dependen de la Consejería de Presidencia y, por tanto, es una fórmula que implica el veto de IU al nombre de Valderas. También el Consejo Audiovisual depende presupuestariamente de Presidencia, aunque la elección de sus miembros se haga en el Parlamento.

Sobre el papel, lo poco que el Gobierno andaluz ha dicho respecto a las funciones del comisionado –“se encargará de pilotar el desarrollo de la ley”– se asemejan mucho a las responsabilidades que ahora tiene encomendadas el actual director general de Memoria, Javier Giráldez, que es quien ha conducido la ley hasta ahora y quien más en contacto ha estado con las asociaciones memorialistas y las víctimas del franquismo que aún buscan a sus familiares en fosas comunes.

Díaz no ha aclarado cómo se va a resolver esa duplicidad de funciones y cómo pretende explicárselo a su socio actual, Ciudadanos, que aunque es receptivo al nombramiento de Valderas, nunca estuvo a favor de la creación de nuevos entes instrumentales de la Junta. Al contrario, la formación naranja le ha declarado la guerra a las agencias públicas “superfluas”, usando el mismo concepto de “Administración paralela” que esgrime el PP. Este mismo argumento lo utilizaron para oponerse a la creación del futuro Instituto andaluz de la Memoria, que aparece en la ley.

La rectificación de Valderas

El pasado 15 de febrero, justo un mes antes de que el Parlamento aprobara la Ley andaluza de Memoria y cuando los grupos aún debatían las últimas enmiendas al articulado, Diego Valderas, desmintió categóricamente en una entrevista televisada su hipotético regreso a la política de manos de Susana Díaz. El veterano exdirigente de IU admitió que “emisarios políticos” de Díaz le habían sondeado, convencidos de que “su paso por el Gobierno había dejado un cierto sabor positivo en los andaluces”, pero Valderas descartó de plano la posibilidad de entrar en un Ejecutivo del PSOE. “Yo soy como el junco. Soy una persona de ideas, estoy anclado en el suelo, en mi territorio y en mi identidad política”, dijo, durante una entrevista en Onda Luz.

Ante la insistencia del periodista -“Entonces, ¿usted nunca hubiese aceptado eso?”- Valderas responde: “No, creo que no. No estoy yo para aceptar esas cuestiones. Después de tantos años de experiencia política, situarse uno en algo que sea apartarse de su fuerza política, a mí no me parece correcto. A mí lo que me parece correcto es estar a lo que mi fuerza política diga. Y el día en el que, a lo mejor, mi fuerza política no me convenza, pues será el día que yo diré, primero que nadie, que tengo una situación de libertad, y como tal libertad, puedo expresar o coger el camino que a mí más me guste”.

Las palabras de Valderas resuenan ahora como truenos en los tímpanos de la actual dirección de IU, que ha desautorizado a su exlíder por haber aceptado el cargo ad hoc que le ha ofrecido Díaz. Maíllo emitió un duro comunicado el lunes exigiendo a Valderas que no aceptase el puesto, ya que “como ex miembro de los órganos de dirección de IU Andalucía e IU Federal, no puede actuar al margen de nuestra organización”, y reclamando a Susana Díaz que no metiera “sus sucias manos” en IU. Ésta le ha pedido que no insulte.

El trasfondo de esta bronca política está en que el excoordinador regional de IU, jubilado desde enero, se ha significado ahora como parte del sector crítico de su formación contra la actual dirección de Antonio Maíllo y su apuesta por la confluencia con Podemos. Valderas ha expresado públicamente sus recelos a converger con la formación morada en una situación de debilidad, echando por tierra la trayectoria, experiencia y cultura política de IU. “Desaparecer, diluirnos, confundirnos o que nos absorban, a mí no me parece que sea el camino”, advierte, “podemos confluir, pero siempre desde la autonomía política y la soberanía”.

Esas discrepancias entre Valderas y su sucesor, Antonio Maíllo, suenan más descarnadas ahora que faltan pocas semanas para la asamblea regional de IU que deberá renovar la nueva ejecutiva y al coordinador. Detrás de Valderas hay un grupo de personas, contrarias a la confluencia con Podemos, que planea presentar una candidatura alternativa a Maíllo. El Partido Comunista de Andalucía (PCA) amenazó este martes al exlíder de IU con la apertura de un expediente en caso de que no rectifique y rechace el cargo propuesto por Susana Díaz.

http://www.publico.es/politica/sueldo-gobierno-andaluz-valderas-rondaria.html

____________________________________________________________

LA JUNTA CARGA CONTRA IU POR SU «RESPUESTA DESMEDIDA» A LA PROPUESTA DE COMISIONADO PARA LA MEMORIA HISTÓRICA

«El insulto no es el camino en el debate político», lamenta el portavoz del Gobierno, que señala que ha sido una propuesta «para el consenso y el debate»

ELDIARIO.ES | JARVIER RAMAJO | 6-6-2017

El portavoz del Gobierno de Andalucía, Miguel Ángel Vázquez, ha criticado la «respuesta desmedida y desproporcionada» por parte de Izquierda Unida a la propuesta que llevará este miércoles al Pleno del Parlamento la presidenta de la Junta, Susana Díaz, para la creación de la figura del Comisonado para la Memoria Histórica. Diego Valderas, ex coordinador regional de la federación de izquierdas y ex vicepresidente de la Junta en el gobierno de coalición de la pasada legislatura, será el nombre que pondrá sobre la mesa, si bien Vázquez ha advertido que se trata de una propuesta «noble y bien intencionada» llevada «para el debate y el consenso».

Se trataría de una «nueva figura para dar más realce a la ley de Memoria Democrática» aprobada recientemente en el Parlamento para, según Vázquez, darle más importancia de la que se le está dando». «Podría haber sido un nombramiento directo», ha argumentado, pero se ha optado por «que sea elegida por el Parlamento, que tendrá la última palabra».

Vázquez, que no ha sabido dar más detalles pero que he dicho que será un puesto remunerado, ha dicho tras  la reacción de IU que «el insulto no es el camino en el debate político» y que «algunos han transitado un camino difícil de aceptar en la vida política». «Hay que defender o criticar la propuesta», ha dicho, recordando que el nombre de Valderas, una persona «de prestigio social», ya ha sido apoyado por Ciudadanos o por Comisiones Obreras.

http://www.eldiario.es/andalucia/Junta-IU-Comisionado-Memoria-Historica_0_651635401.html

____________________________________________________________________________________________________________________________

+ info:

Diego Valderas | Excoordinador regional de IU

«La memoria histórica es mucho más importante que Diego Valderas o Susana Díaz o quien sea»

http://www.eldiario.es/andalucia/Voy-esperar-decide-Parlamento-Andalucia_0_651285803.html

_________________________________________________________________________________________________________________________

DIEGO VALDERAS HA  COBRADO 100.000 EUROS DE «PENSIÓN» DE LA JUNTA POCO ANTES DE SU FICHAJE

Su nombramiento como comisionado de la Memoria Histórica sacude el avispero de IU y Podemos

ABC | A. R. VEGA | SEVILLA | 5-6-2017

La presidenta andaluza, Susana Díaz, quiere repescar para su Gobierno a Diego Valderas creando un puesto a la medida de su antiguo vicepresidente. Para hacer realidad este empeño personal de la mandataria socialista, el Parlamento andaluz tiene que modificar una ley, la de Memoria Histórica, que lleva poco más de dos meses de rodaje. La norma, que fue aprobada sin ningún voto en contra el pasado 15 de marzo, retornaría a la Cámara con el único objetivo de buscarle encaje legal al cargo de comisionado de la Memoria Histórica. Este puesto, hasta ahora inexistente, se crearía ex profeso para el anterior coordinador general de Izquierda Unida en Andalucía.

De momento, la apuesta personal de Díaz sólo ha recibido los parabienes de su partido, el PSOE

Susana Díaz justificó su designación asegurando que «reúne el perfil de una persona con el prestigio y reconocimiento de todas las fuerzas políticas» y que es necesaria para «dar agilidad y velocidad» a la Ley de Memoria Histórica y Democrática. De momento, su apuesta personal sólo ha recibido los parabienes de su partido, el PSOE, y los de Ciudadanos, su socio de gobierno. Su portavoz, Juan Marín, se apresuró a darle de antemano «la bienvenida». Pero el rescate de Valderas tiene un innegable efecto desestabilizador en la confluencia de IU y Podemos. Provocó este lunes una fuerte convulsión en la formación comunista, cuya dirección colegiada emplazó a Valderas a rechazar la oferta. El exdirigente deIU optó, en cambio, por guardar silencio.

El comisionado facilitaría un retiro dorado a Diego Valderas, de 64 años, sin vida profesional fuera de las estructuras políticas. La oferta le llega en el momento más oportuno. Al que fuera presidente del Parlamento andaluz durante la llamada «legislatura de la pinza» (1994/96) se le agotó el pasado mes de enero la asignación económica que percibía por razón de cese de su cargo, después de exprimir al máximo el plazo estipulado.

Durante dos años, Valderas ha estado cobrando de los presupuestos autonómicos una «pensión» de entre 4.186,70 y 4.228,57 euros al mes. El que fuera presidente del Parlamento andaluz durante la llamada «legislatura de la pinza» (1994/96) ha ingresado en total 100.500 euros por la denominada cesantía. El Ejecutivo de Manuel Chaves instauró en el año 2005 esta suerte de «paro» para compensar a todos aquellos políticos que han ocupado un puesto relevante en la Administración, cuya reinserción laboral puede complicarse por el régimen de incompatibilidades.

El exvicepresidente de la Junta empezó a cobrar la asignación justo desde el día siguiente a su marcha de la Junta. La misma presidenta que ahora quiere ficharlo firmó el 26 de enero de 2015 su relevo como consejero de Administración Local y Relaciones Institucionales tras romper de forma unilateral su pacto de gobierno con IU y convocar unas elecciones autonómicas anticipadas que acabó ganando.

Rescate de Valderas

Pero la operación «rescate de Valderas» más que un éxito puede convertirse en un problema. Desde el Ejecutivo no se ha aclarado cuál sería su convivencia con otro puesto que ya existe en el organigrama de la Administración autonómica y que asume competencias que se quieren atribuir a Valderas. Como subordinado de la consejera de Cultura, Rosa Aguilar, figura actualmente el director general de Memoria Democrática. Un alto cargo que ocupa desde 2015 Javier Giráldez Díaz, que ha sido asesor de Juan Gallo en su época de comisario de Memoria Histórica, bajo el mandato de Chaves.

Con la entrada de IUen el Gobierno autonómico en 2012, el puesto de comisario desapareció y fue reemplazado por una dirección general adscrita a la Consejería de Relaciones Institucionales. En la actual legislatura, la Memoria perdió relevancia en el Gabinete con su adscripción a la Consejería de Cultura.

El trayecto de vuelta de Diego Valderas a la Junta de la mano de la presidenta que lo destituyó provocó lógicas desconfianzas en la organización donde milita y de la que fue coordinador general durante nada menos que 13 años (2000/2013).

«Deshonestidad política»

Desde la federación de izquierdas que lidera Antonio Maíllo tildaron la operación como «un acto de deshonestidad política» con el que Díaz busca «blanquear su posición política y su pacto con Cs». El comunicado de la dirección de IU-CA sonó a amenaza. Avisó al exdirigente comunista de que «como miembro de los órganos de dirección de IU Andalucía e IU Federal» no puede actuar «al margen» del partido.

En la organización no es ningún secreto que Valderas se ha ido distanciando de Maíllo, a quien la presidenta llamó el pasado domingo para comunicarle su decisión. El exdirigente se alinea con quienes dentro de la formación critican el «seguidismo» con Podemos.

Mientras el secretario de organización del PSOE-A, Juan Cornejo, consideró el fichaje todo un «acierto», el portavoz del PP andaluz, Elías Bendodo, exigió ayer explicaciones a Díaz por el «rescate» con «puerta giratoria» del exvicepresidente andaluz y la «duplicidad de cargos».

http://sevilla.abc.es/andalucia/sevi-diego-valderas-cobrado-100000-euros-pension-junta-poco-antes-fichaje-201706052333_noticia.html

____________________________________________________________

SUSANA DÍAZ CONTARÁ CON DIEGO VALDERAS COMO COMISIONADO DE LA MEMORIA HISTÓRICA

La presidenta da un golpe de efecto de cara al debate general y enfada a IU, que considera «deshonesta» la maniobra

IDEAL | LALIA GONZÁLEZ-SANTIAGO @Laliags | SEVILLA | 5-6-2017

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, incorporará a la administración autonóminca al histórico dirigente de Izquierda Unida Diego Valderas,que llegó a ser su vicepresidente hasta la ruptura del pacto de Gobierno. Díaz le ha propuesto un cargo de nueva creación, comisionado para la Memoria Histórica, que ni siquiera está contemplado en la ley aprobada en marzo pasado por el Parlamento andaluz.

Valderas ha aceptado la propuesta, que ahora deberá ser aprobada por el Parlamento. Aún no se sabe si la creación de esta figura se hará mediante una reforma de la ley o por qué vía. La ley si contempla un director general de Memoria Histórica, dentro hasta ahora de la consejería de Cultura, que se suponía encargado de llevarla a cabo. La figura del comisionado, según fuentes del PSOE, está destinada a dar mayor agilidad a la norma y facilitar el entendimiento entre las administraciones, al estilo del comisionado del Polígono Sur de Sevilla.

Con esta iniciativa, que se materializará en el próximo debate general sobre la situación de Andalucía en el Parlamento andaluz, este miércoles, la presidenta da un golpe de efecto en su estrategia de recuperación del perfil de izquierdas y propina de camino un serio varapalo a Izquierda Unida, una organización que a duras penas supera el embate de Podemos y no ha restañado las heridas internas de la coalición con esta formación política, liderada por su actual coordinador general, Alberto Garzón, y su homólogo andaluz Antonio Maíllo. De camino, introduce un nuevo elemento en la confrontación parlamentaria con éste, que brilla a gran altura en las sesiones de control y que muestra un perfil político cada vez más alto, ante la ausencia, también, de agenda pública de la secretaria general de Podemos, Teresa Rodríguez.

El enfado de IU no se mantuvo en secreto. Fuentes de la coalición indicaron que Antonio Maíllo supo de la propuesta ayer domingo por la noche, a través de una llamada de la presidenta de la Junta, que le instaba a comunicárselo él mismo a Valderas. El coordinador general habría pedido más información sobre el puesto, pero la presidenta le instó a tomar la decisión enseguida y el dirigente de la formación de izquierdas declinó hacerlo, al considerar que la actuación de Díaz «no había sido honesta» , al estar la decisión ya tomada, recalcando que se trata de un puesto de un Gobierno que IU no apoya.

Diego Valderas fue, desde la Vicepresidencia del Gobierno andaluz y la Consejería de Presidencia, el impulsor de la ley de Memoria Histórica y acudió al pleno que aprobó la norma, junto con los grupos memorialistas. Histórico dirigente del Partido Comunista, ha sido alcalde, diputado, presidente del Parlamento andaluz, y tras su salida de la política activa, tras dejar su cargo orgánico, estaba a punto de pasar a la jubilación, tras haber agotado su cesantía recientemente, según manifestaba días pasados en Sevilla. El pasado jueves recibió el aplauso del congreso regional de CCOO al recordar el secretario general saliente, Francisco Carbonero, su papel al pactar con el PSOE «para impedir el gobierno de la derecha», tras las elecciones autonómicas de 2012, cuando Javier Arenas ganó a José Antonio Griñán, pero éste logró retener el Ejecutivo con el apoyo de IU.

Fuentes de la dirección de IU consideran también que la actuación de Diego Valderas «no ha sido honesta» y hasta calificaron su actuación de «complicidad» con el que consideran un intento de «blanqueamiento» de ésta de su figura.

La propia presidenta de la Junta, por su parte, confirmó el nombramiento tras el minuto de silencio guardado en San Telmo por las víctimas del atentado terrorista en Londres, y dijo que Valderas es la persona adecuada para «dar agilidad y velocidad para que, cuanto antes, eche a andar, haciéndose reconocimiento y justicia a lo que sucedió», porque «reúne el prestigio y el reconocimiento de todas las fuerzas políticas de nuestra tierra».

http://www.ideal.es/andalucia/201706/05/susana-diaz-contara-diego-20170605144303.html

____________________________________________________________________________________________________________________

+  info ►►►

http://politica.elpais.com/politica/2017/06/05/actualidad/1496662167_580919.html

http://www.diariodesevilla.es/andalucia/Diaz-reconocimiento-Valderas-Comisionado-Memoria_0_1142286329.html

http://elcorreoweb.es/andalucia/la-presidenta-propondra-a-diego-valderas-como-comisionado-de-la-memoria-historica-BC3037289

http://www.eldiario.es/politica/Diaz-Valderas-Memoria-Historica-IU_0_651285882.html

http://www.europapress.es/andalucia/noticia-iulv-ca-susana-diaz-utiliza-valderas-complicidad-intentar-blanquear-pacto-cs-20170605121050.html

___________________________________________________________________________________________________________________________

SUSANA DÍAZ LLEVARÁ AL PLENO DEL PARLAMENTO DE ESTE MIÉRCOLES EL NOMBRAMIENTO DEL QUE FUERA LÍDER DE IZQUIERDA UNIDA

CADENA SER | SEVILLA | 5-6-2017

Según ha podido saber la Cadena Ser en Andalucía, la presidenta de la Junta, Susana Díaz, va a llevar al parlamento en el pleno del próximo miércoles el nombramiento de Diego Valderas como Comisionado de la ley de Memoria Histórica.
Díaz pretende que el que fuera vicepresidente del gobierno andaluz  y ex coordinador de IU se haga cargo del desarrollo de esta norma que propiciaron los izquierdistas cuando gobernaban en coalición con el PSOE.

Con este nombramiento que la presidenta somete a debate en la Camara Díaz pretende dar el impulso necesario a una norma que fue, precisamente, una de las aportaciones legislativas de IU en el anterior mandato.

Díaz ha puesto en conocimiento ya del actual coordinador de la formación de izquierdas, Antonio Maíllo, esta iniciativa que cuenta con la aceptación del propio Valderas que en la actualidad no ejercía actividad política alguna.