Adelante Andalucía impulsa un catálogo de simbología franquista que debe ser retirada

La coalición de izquierdas ha iniciado una campaña de mano de las asociaciones memorialistas encaminada a recabar lugares en los que no se respete la Ley de memoria democrática

Ángela Alba /31 Enero, 2020 / eldiadecordoba.es

Adelante Andalucía y las asociaciones memorialistas han iniciado una campaña para que los ciudadanos denuncien la simbología franquista que aún permanece en las calles, centros escolares y otros edificios de la comunidad autónoma con la intención de hacer un catálogo. Eso es «obligación de la Junta de Andalucía, pero como ellos no lo hacen, lo vamos a hacer nosotros», ha aseverado la parlamentaria por Córdoba y portavoz de Memoria del partido, Ana Naranjo.

Una vez que el catálogo esté redactado, que en principio será para mayo, Adelante lo llevará al Parlamento, exigirá al Gobierno andaluz que «cumpla la ley» y tomará «todas las medidas necesarias».

El pasado mes de octubre, la coalición de izquierdas convocó a las asociaciones memorialistas para que les comunicaran las preocupaciones que tenían sobre los incumplimientos de la Ley de memoria democrática. Una de las más compartidas era la falta de respeto a la retirada de simbología franquista, que permanece todavía en muchos lugares de la comunidad autónoma. 

Entendiendo que «el Gobierno andaluz no está haciendo nada desde que llegó al poder», Adelante va «a hacer las tareas que el Gobierno está obligado a hacer por ley», ha señalado Naranjo.

Además, ha añadido que la ley estatal obliga a las administraciones, tanto a la Junta como a los ayuntamientos, ha elaborar un catálogo de esos vestigios que «exaltan la dictadura franquista y que, por tanto, tiene que ser retirada».

En esa línea, ha recordado que hay «unas sanciones recogidas por la ley para aquellas administraciones públicas y privadas que no están cumpliendo con esas prescripciones legales». Por eso, Adelante va a exigir «que se apliquen esas sanciones» mediante mociones que se presentarán en todos los ayuntamientos y una proposición no de ley que registrarán en el Parlamento andaluz.

A nivel local, las asociaciones memorialistas ha convocado una concentración para el 23 de febrero como protesta por los cambios en el callejero, por «esa regresión al callejero franquista» debido a un «nuevo  incumplimiento del Gobierno local».

Por su parte, el coordinador general de IU Andalucía, Toni Valero, ha manifestado que «tenemos una democracia en nuestro país que arrancó echando tierra sobre su pasado y, muy especialmente, sobre las víctimas del franquismo en todas sus dimensiones».

Ese déficit «fue un acicate para que del tejido social, comprometido con nuestro pasado, pero muy especialmente con nuestra democracia, surgiese un movimiento memorialista que obligase a las administraciones a responder ante el principio de verdad, justicia y reparación».

Valero ha explicado que si la sociedad «no es capaz de hacer memoria por quienes dieron su vida por la construcción de la democracia, dificilmente va a tener unos pilares sólidos para acometer el envite que la ultraderecha está haciendo en el plano cultural».

El coordinador general de IU Andalucía ha indicado que estamos en un momento de «excepcionalidad democrática» porque «tenemos a fuerzas neofascistas en los parlamentos que están intentando que demos pasos atrás en nuestros derechos». Por eso es tan importante que «no demos pasos atrás en una línea que se había trazado, después de tanto esfuerzo, como es la lucha por nuestra memoria democrática, por la reparación, por la justicia».