ARMHEX recuerda a los 300 republicanos extremeños que sufrieron campos nazis

ABC | EFE | 27-1-2017

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura (ARMHEX) ha recordado hoy a los 300 los republicanos extremeños que estuvieron en los campos de exterminio nazis, en especial en los de Mauthausen, Ravensbrück y Gussen, muchos de los cuales murieron en el olvido.

En un comunicado, la ARMHEX rinde homenaje a estas personas con motivo de la celebración hoy del Día Internacional de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto, que se celebra anualmente el 27 de enero instituido por Naciones Unidas.

Según este colectivo, existe constancia documental de que 300 republicanos extremeños -222 de la provincia de Badajoz y 78 de la provincia de Cáceres- estuvieron internados en el campo de concentración nazis y solo unos cien lograron salir vivos de aquel horror.

La ARMHEX recuerda que, tras la derrota nazi, los deportados liberados de estos campos de concentración fueron acogidos como verdaderos héroes resistentes en otros países, mientras que los españoles «ni siquiera tenían dónde ir y casi serían considerados unos apátridas de por vida».

«Su drama en gran parte sigue ajeno a la historia oficial», por lo que pueden ser considerados como el colectivo de los «grandes olvidados», algo que, a juicio de esta asociación, «ninguna sociedad democrática debería olvidar».

Por ello, la ARMHEX considera que «el mejor homenaje que a día de hoy podemos darles a los deportados españoles en general y a los extremeños en particular es, como puro ejercicio democrático, que se conozca su historia», durante muchos años «sepultada bajo un manto de olvido, desmemoria e indiferencia».

En ese sentido, aboga por que tanto la Asamblea de Extremadura, como las demás instituciones extremeñas, rindan homenaje y reconocimiento a todos los republicanos extremeños que estuvieron internados en los campos de exterminio nazis, mediante una declaración institucional.

La asociación critica lo «poco» que se ha hecho hasta ahora por parte de las instituciones extremeñas para visualizar a estas víctimas, «muchas las cuales fueron asesinadas con la imprescindible colaboración del franquismo y de su representante ante Hitler, Serrano Suñer, al que ahora fallidas serie de televisión pretenden limpiar su imagen».

Por ello, insta a que se asuma el concepto de recuperación de la memoria histórica «como el esfuerzo para el reconocimiento público y la rehabilitación moral de todas estas personas que fueron doblemente víctimas, primero del golpe de estado franquista contra la legalidad republicana y después de la dictadura nazi».