Cádiz. Archivo Histórico Municipal. La Memoria Archivada

La memoria archivada. ¡Estrenamos en ALCANCES!
Teo Cardoso Alcántara / Archivo Municipal de Cádiz / 3.10.2022
Entrada gratuita hasta completar aforo.
MAÑANA 4 de OCTUBRE a las 20.30, en el ECCO (P.º de Carlos III, 5, Cádiz),
Pocos recuerdan en Cádiz a la desaparecida residencia Ruiz de Alda, sita justamente en el edificio que hoy ocupa el Archivo Histórico Municipal.
El establecimiento estuvo dirigido a niños mayoritariamente huérfanos a partir de los 12 años que procedían de hogares dependientes de Auxilio Social, preferentemente del Hogar José Antonio de Cádiz y Jerez, aunque su origen se situaba de manera extensa en muchas poblaciones de la provincia.
Los jóvenes acogidos, con la estancia y manutención cubiertas, estudiaron diferentes oficios, profesiones y carreras universitarias en la capital gaditana.
El 1 de abril de 1948, siendo Gobernador Civil de la provincia Carlos María Rodríguez de Valcárcel y José León de Carranza alcalde de la ciudad, se inaugura el hogar «Julio Ruiz de Alda», dependiente de Auxilio Social, cuya Secretaría Nacional era ocupada en aquellos años por la falangista Carmen de Icaza.
Anteriormente el edificio de Isabel La Católica nº 11 había servido a funciones docentes relacionadas con la instrucción primaria.
En el momento del recién estrenado centro, en la ciudad estaban activos los hogares masculino y femenino «José Antonio Primo de Rivera» y «Santa Teresa» respectivamente.
Lo normal, salvo no pocas excepciones, era que los ingresados procediesen de centros donde eran acogidos chicos de menor edad como los hogares “José Antonio” de Cádiz y Jerez.
Los padrones de habitantes de 1950, 1955, 1960, 1965 y 1970 que conserva el Archivo Histórico Municipal, han contabilizado un total de 279 residentes cuyas edades oscilan entre los 11 y los 30 años.
A grandes rasgos el cuadro laboral de la residencia era conformado por la dirección, representada durante más de dos décadas por Concepción Moreno García, enfermera, jefa de ropero, instructores, mozos, sirvientas y su última época de vida, subalternas.
El número de empleados y empleadas de las distintas ocupaciones variará según qué años, siendo importante tener en cuenta que las personas que aparecen en el censo son también residentes al igual que el alumnado.
Por ejemplo, en el año 1960, el de mayor número de empleados y empleadas, constan la directora, 1 enfermera, dos empleadas, 3 instructores y seis sirvientas. En aquel año, los albergados eran 67 entre 14 y 30 años.
El año 1970, el de menor número de estudiantes, 32 concretamente, entre 12 y 26 años, aparecen solo residiendo en el edificio una empleada y dos subalternas. El centro estuvo funcionando hasta el año 1980.
Aquellos niños de diferentes épocas, en los 32 años que estuvo funcionando la residencia, nos cuentan ahora sus vivencias. Emociones encontradas, crudeza, compañerismo, disciplina, rigidez, traumas enquistados… la intrahistoria de un Cádiz ignoto, la transmisión oral obligada para la mayor visibilidad de los que nos antecedieron, sin duda parte y sostén importante de la sociedad que hoy conformamos.