Cádiz. La clausura definitiva del antiguo cementerio de San José es inminente

Tras 24 años del cese de las inhumaciones, el camposanto gaditano ‘muere’ esta semana
DIARIO DE CÁDIZ | TAMARA GARCÍA | CÁDIZ | 1-11-2016
De los albores de 1992, cuando en el cementerio de San José se interrumpieron las inhumaciones, hasta esta misma semana cuando, por fin, comenzarán los trámites para la clausura del camposanto gaditano, han transcurrido 24 años de retrasos, obstáculos e incomprensión de, y entre, instituciones. Afortunadamente, los representantes del Ayuntamiento de Cádiz y de la delegación territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía parecen haber encontrado una vía de entendimiento en los últimos meses, fruto de la cual se firmará en esta misma semana la resolución por la que la Junta de Andalucía autoriza al Ayuntamiento a clausurar el cementerio de San José. 
La deseada rúbrica, indispensable para materializar los requerimientos de la asociación Bebés Robados Cádiz o la segunda fase de las exhumaciones de las víctimas del Golpe de Estado, se escenificará en estos días con un acto formal protagonizado por los responsables públicos tanto de Salud como del Consistorio gaditano, conscientes de la importancia de este trámite que se ha retrasado durante décadas. En esta comparecencia se dará cuenta a los medios de comunicación de las próximas actuaciones y pasos que se darán en el cementerio de San José. 
Ya la pasada semana, el primer teniente alcalde y concejal de Urbanismo, Movilidad y Memoria Democrática, Martín Vila, explicaba a este medio que se había entregado a la Junta «todas las alegaciones pendientes de resolver por parte del Ayuntamiento para la clausura definitiva». «Entregamos hace tres o cuatro semanas a la delegación de Salud todo lo que faltaba por parte del Ayuntamiento que eran peticiones de Bebés Robados puesto que había peticiones de familiares que se acogían al convenio que estamos preparando con la asociación SOS Bebés Robados y otros que no y todo eso había que resolverlo a nivel administrativo. Ya se formalizó todo y se entregó a Salud y quedamos a la espera. Ahora la pelota está en el tejado de María Auxiliadora», apuntaba el edil a la delegación que en estos días contestaba a Diario de Cádiz con la buena nueva de que la firma de la resolución positiva en favor del Ayuntamiento gaditano se resolverá esta semana. 
Desde ambas instituciones han destacado «el buen clima de entendimiento» que se ha respirado alrededor tanto de la resolución del expediente de clausura del camposanto como, asunto íntimamente relacionado, de todo lo referente al impulso de las exhumaciones de las víctimas del Golpe de Estado y el franquismo donde Junta de Andalucía, a través de la dirección general de Memoria Democrática, Diputación de Cádiz y Ayuntamiento de Cádiz han trabajado codo a codo, apoyados por la sociedad civil articulada entorno a las plataformas. 
Con la clausura definitiva del cementerio de San José se abre la puerta al proceso de localización e indagación de la fosa común del camposanto, lo que será, presumiblemente, la segunda fase de las tareas en favor de la recuperación de la memoria histórica de la ciudad. Unos trabajos que, como adelanta Vila, «no serán fáciles» ya que la fosa común de San José ha sido utilizada tanto antes como después de la Guerra Civil, cohabitando en ella restos tanto de diputados doceañistas, como de represaliados por la dictadura o de personas que en décadas posteriores no tenían recursos para pagar otro tipo de enterramientos. 
También, el cierre del cementerio es un ariete para la consecución de las peticiones de las asociaciones de bebés robados. Y es que mientras que el expediente de clausura del cementerio siguiera abierto era «imposible» proceder a las exhumaciones que solicitaban los familiares porque «cualquier tercero podría decir que se están lesionando sus derechos; de hecho, si la primera fase de las exhumaciones de las víctimas del Golpe no hubiese estado justificada por la ley de Memoria Histórica, cualquier familiar de una persona cuyos restos colindaran con los de las víctimas y se hubieran tocado podrían haber planteado por qué se tocaban sin autorización», argumenta Vila que recuerda que «con la clausura definitiva, todos aquellos que pudieran tener derechos sobre los restos de sus familiares y que en este largo plazo no los hayan reclamado, los pierden y esto es algo que nos permite actuar». 
Aun así, el primer teniente de Alcalde también aclara que esta pérdida de derechos no es óbice «para que la administración dé a esos restos el tratamiento adecuado». De esta forma, recuerda cómo los restos no reclamados de los nichos de San José «se ubicaron en una pirámide en el cementerio de Chiclana con los nombres de todas esas personas». 
El concejal de Urbanismo también adelanta que toda vez se haya procedido a la clausura, en el espacio que ocupa el cementerio se proyectará, como reza en el PGOU, una zona verde «aunque reservando uno de los laterales para equipamiento deportivo, teniendo en cuenta que un instituto de la zona, como es el Drago, no tiene la instalaciones deportivas suficientes». La zona verde sí que se contemplará como parque de la memoria, como se ha recalcado en otras ocasiones. «Aunque en la ciudad estamos pendientes de que se terminen de señalar los dos lugares de memoria histórica como son los Glacis de Puerta Tierra y el castillo de San Sebastián también vemos muy significativo que en un futuro se pudiera declarar el espacio del cementerio como lugar de la memoria. También tengamos en cuenta que en el cementerio se encuentra la tumba de Salvochea y a Salvochea no se lo lleva nadie de la ciudad», explica.