Exposición "Todos (...) los nombres". PANEL18. Blas Infante

(...) El golpe militar se produjo cuatro días después de que la bandera blanca y verde fuese izada en el Ayuntamiento sevillano y cortó de raíz el proceso constituyente de la autonomía andaluza. (...)

Blas Infante (Casares, 1885) era el referente indiscutible del andalucismo cuando se proclamó la República. La creación de la Junta Liberalista de Andalucía y la presentación a las elecciones constituyentes de la Candidatura Republicana Revolucionaria Federalista de Andalucía fueron los primeros pasos de una aventura política que reivindicaba la autonomía andaluza en el marco de un estado federal. Tras la Aprobación del Anteproyecto de Estatuto en la asamblea de Córdoba de enero de 1933 y la paralización de los procesos autonomistas durante el bienio radical-cedista, la victoria del Frente Popular dio un nuevo impulso al proyecto andaluz. Parecía imparable cuando en julio se celebraron la Asamblea Pro Estatuto de Andalucía en Sevilla y la asamblea de la Junta Liberalista en Cádiz, que habría de ser el último acto público de Infante. El golpe militar se produjo cuatro días después de que la bandera blanca y verde fuese izada en el Ayuntamiento sevillano y cortó de raíz el proceso constituyente de la autonomía andaluza.

Blas Infante fue detenido el 2 de agosto por una escuadra de Falange en Coria del Río. “A las 11 de la mañana –recordaría su esposa– vinieron a registrar la casa y a llevárselo para siempre.” El encarcelamiento en la checa sevillana del Cine Jáuregui fue la antesala del asesinato. Lo sacaron la noche del 10 de agosto, junto a tres dirigentes de izquierda, y lo fusilaron en el kilómetro 4 de la carretera de Carmona. Se cree que su cuerpo fue arrojado a la fosa común del Cementerio de San Fernando. Cuatro años después del asesinato, el Tribunal Regional de Responsabilidades Políticas le impuso, por haberse significado “como propagandista para la constitución de un partido andalucista” y suponiéndole “una grave oposición y desobediencia al mando legítimo y a las disposiciones de él emanadas”, una multa de dos mil pesetas.

El nacionalismo político de Blas Infante estaba plenamente afianzado desde la segunda década del siglo XX. En 1915 publicó El Ideal Andaluz y en 1916 fundó en Sevilla el primer Centro Andaluz, que difundió su ideario a través de las publicaciones Andalucía y El Regionalista. Expuso las claves de su concepción nacionalista en el Manifiesto de 1 de enero de 1919. Su percepción de las miserables condiciones de vida de los campesinos andaluces, consecuencia de la injusta distribución de la tierra, fue una constante de su pensamiento, desde El Ideal Andaluz (“Yo tengo clavada en la conciencia, desde mi infancia, la visión sombría del jornalero. Yo he visto pasear su hambre por las calles del pueblo”) hasta su contribución al debate sobre la reforma agraria durante la República.

Imagen: