La última fosa común abierta en el cementerio de La Salud, donde hay constancia de que yacen 24 personas, todas ellas asesinadas en 1936, no presentaba este lunes ningún indicativo de trabajos en ella para exhumaciones, ni siquiera que se hubiera actuado en ella hace unos meses. Junto a ella se encuentran enterramientos de militares, cuya zona estaba recién pintada y cuyo muro presentaba un aspecto impecable, en claro contraste con la pared anexa de la fosa común de los fusilados en 1936. El presidente de Dejadnos Llorar, Antonio Deza, no ha podido reprimir su «indignación» ante las diferente situación de ambas zonas colindantes. «Se me sube la indignación al ver las condiciones en las que se encuentra esta fosa. Siento indignación y vergüenza», ha afirmado Antonio Deza, quien ha responsabilizado a todo el consejo de administración de la empresa municipal Cecosam por esta realidad. «Es absolutamente indigno que esto esté en estas condiciones y hago culpable al consejo de administración de Cecosam al completo”, ha sostenido.Carmen Calvo critica a la derecha española que «mira a otro lado» en la memoria democrática

Para el colectivo memorialista que la fosa esté tapada y no hayan empezado los trabajos de exhumación ya es motivo de «indignación», que se ha visto agravada por la comparación con la fosa de los militares. “Si esto no es un desprecio, que venga Dios y lo vea”, ha afirmado y ha denunciado también que el pacto que firmaron todas las administraciones no se cumpla y, desde algunas instituciones, siga sin darse “explicaciones”. “Esto es incomprensible. Hay una comisión y hay quien no ha dado la cara. Y, si no lo hace, parece que se va a ir al garete el pacto. Aquí hay personas mayores que ya han fallecido esperando”, ha explicado Deza, quien ha insistido en que son “las instituciones quienes tienen que cumplir con sus deberes”.

Respecto al acto convocado por el PSOE, que ha estado presidido por la exvicepresidenta socialista del Gobierno, Carmen Calvo, el presidente de Dejadnos Llorar ha felicitado al partido por el reconocimiento, pero ha dejado claro que el movimiento memorialista es «independiente» y de «familias».

Al acabar ambas ofrendas de flores Carmen Calvo ha ido a buscar a Antonio Deza y se han dado un abrazo.