Córdoba. Lugares para evitar el olvido

► Cultura activa una web con 50 sitios de memoria histórica de Andalucía, seis de ellos en Córdoba

► La Junta carece de un catálogo de monumentos de exaltación del franquismo

EL DÍA DE CÓRDOBA | ÁNGEL ROBLES | 21-5-2017

El recuerdo es un ejercicio difícil. La celebración de una jura de bandera civil en Dos Torres con un homenaje a los caídos ante una cruz con una inscripción relacionada por muchos con pensamientos franquistas situaba esta semana en el ojo del huracán al secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, que presidió el acto. A lo largo de toda la semana, se han sucedido numerosas reacciones: mientras IU presentaba una denuncia ante la Fiscalía Provincial de Córdoba por un presunto delito de «vulneración» de la Ley de Memoria Histórica, el alcalde usía, Manuel Torres (PP), insistía en que esa inscripción siempre ha estado a la vista de los vecinos sin que genere controversia. Lo cierto es que la consejera de Cultura, Rosa Aguilar, remitía el jueves una carta al Ayuntamiento de la localidad de Los Pedroches instándole a eliminar una inscripción en la que reza lo siguiente: «Señor, gloria a los que cayeron por tu honor y la grandeza de España».

Este Consistorio, no obstante, no es el único que ha recibido un toque de atención. La Junta, de hecho, ha enviado la misma misiva a todos los ayuntamientos andaluces para recordarles que tienen un año de margen para aplicar la Ley de Memoria Democrática, aprobada el pasado mes de marzo, y que conlleva la eliminación de cuantas inscripciones, monumentos y menciones en el callejero que exalten valores y nombres de la represión franquista. Lo cierto, sin embargo, es que la Administración autonómica carece de un censo que recoja todos estos sitios, como reconocieron fuentes de Cultura y como confirmó el presidente del Foro por la Memoria de Córdoba y exdirector general de Memoria Democrática, Luis Naranjo. «Empezamos a hacer un catálogo de simbología franquista y solicitamos ayuda a todos los municipios, pero lo cierto es que pocos colaboraron. Algunos ni siquiera respondieron y otros remitieron todo el callejero para que nosotros tomáramos la decisión», recuerda Naranjo, que precisamente integra una comisión en Córdoba capital constituida por el Ayuntamiento para recopilar todos estos sitios.

Naranjo advierte de que la polémica inscripción de la cruz adosada al lateral de la parroquia de la Asunción de Dos Torres no es una excepción. «En el Norte de la provincia son frecuentes este tipo de monumentos en las paredes de las iglesias y algunos incluyen, incluso, los nombres de los caídos del bando nacional. Otras veces están en el interior de los cementerios», relata. Y recuerda que la nueva normativa autonómica, al contrario que la estatal, excluye la excepcionalidad de conservar los monumentos franquistas aunque estén ubicados en bienes de interés cultural (BIC), como es el caso de Dos Torres.

Con lo que sí cuenta la Junta es con un catálogo digital de lugares de memoria histórica, que hace una semana presentaba la Consejería de Cultura mediante una página web en la que ya se incluyen 50 referencias repartidas por las ocho provincias andaluzas, seis de ellas en Córdoba. Fuentes de la Junta informaron de que la Dirección General cuenta ya con otras 60 entradas que los técnicos ya estudian y con las que actualizarán el portal web paulatinamente.

Los seis sitios de memoria histórica de Córdoba se ubican en Montoro (ruta guerrillera de los Juiles); Córdoba capital (muros con nombres de represaliados en los cementerios de San Rafael y La Salud); Santaella (fosas comunes en el núcleo principal y la entidad local autónoma de La Guijarrosa); Valsequillo (zona de la batalla homónima), y Villaviciosa (el barranco de La Huesa).

Este último paraje, en pleno corazón de Sierra Morena, viviría en la madrugada del 11 de junio de 1947 la caída de la partida del guerrillero Julián Caballero Vacas. Su historia se convirtió en una de las leyendas de la posguerra sobre los maquis que mantuvieron contra la dictadura una resistencia armada condenada finalmente al fracaso. La ruta por el barranco se divide en un sendero con tres itinerarios: uno de Córdoba a Villaviciosa, que arranca en Santa María de Trassierra y termina en el puente del Boquerones sobre el Guadiato; otro que va del Llano del Olivarejo al barranco de la Huesa, donde fue cercado y aniquilado el grupo guerrillero, y un tercero de Santa María de Trassierra a Puerto Atarfi, eje por el que transitaba la histórica guerrilla.

En Valsequillo, el sitio recuerda la muerte de 8.000 personas en el frente, 2.000 en el bando rebelde y 6.000 entre los republicanos a principios de 1939. Muy pronto, además, numerosos prisioneros llenaron los campos de concentración improvisados en La Granjuela y Valsequillo, donde se concentraron los represaliados en condiciones infrahumanas aquella primavera, según la información que puede consultarse en la web de la Junta.

Respecto a los Juiles, el monumento ubicado en Montoro recuerda a los tres hermanos de Bujalance, Francisco, Juan y Sebastián, que se lanzaron al frente al inicio de la guerra con el objetivo de defender la legalidad republicana junto a otros campesinos. No fue hasta enero de 1944 cuando una emboscada acabó con todos sus miembros menos con el más joven de la partida, José Moreno Salazar, alias el Quincallero, que, condenado a muerte, conseguiría fugarse mezclado con un grupo de albañiles en la prisión de Córdoba. Provisto de un nombre falso, recuperó su identidad en 1982 y falleció en 2007.

http://www.eldiadecordoba.es/provinciaLugares-evitar-olvido_0_1137786484.html