El enigma de la fosa común de la Guerra Civil perdida en la base de Rota

El Gobierno asegura no tener constancia de un enterramiento de represaliados del franquismo en los terrenos públicos de la instalación militar que sí aparece en un mapa de la Junta de Andalucía

No se sabe cuál es su emplazamiento exacto ni el número de víctimas del franquismo que pueden estar sepultadas allí. Sin embargo, todos los testimonios orales recopilados durante años apuntan a que una de las fosas comunes utilizadas en los meses posteriores al golpe de Estado de julio de 1936 para ocultar a las víctimas de la represión en la provincia de Cádiz se encuentra en algún lugar del llamado Paraje del Pinar del Cura Vargas, una finca pública enclavada en lo que hoy es la base naval de Rota, que comparten, desde los años cincuenta, la Armada española y el Ejército de EE UU. Así lo recoge el Mapa de Fosas elaborado por la Junta de Andalucía, donde el supuesto enterramiento figura con el código de identificación 1103003.

Junto a una imagen de satélite del terreno, la ficha elaborada por la Junta especifica que la fosa se encuentra “dentro del perímetro” de la instalación militar, que abarca 2.400 hectáreas, y que, por el carácter “restringido” de la zona, “no ha sido posible llegar hasta las inmediaciones de la fosa ni del lugar”. “Se necesitan una serie de permisos de los que carecemos en la actualidad”, añade el documento. Según los datos de la Consejería de Turismo, Cultura y Deporte del ejecutivo andaluz, en la provincia gaditana se han contabilizado 116 fosas comunes, entre ellas la del Pinar del Cura Vargas, con una estimación de 1.569 víctimas. En total, Andalucía suma 708 de estos enterramientos de la Guerra Civil, con cerca de 46.000 fallecidos.

A la dificultad que supone que la fosa común esté dentro del perímetro de una instalación militar, se añade que para el Gobierno este enterramiento clandestino no existe. Así lo reconoce el Ministerio de Presidencia en una reciente respuesta parlamentaria al diputado de Izquierda Unida (IU) José Luis Bueno Pinto. Este había preguntado en septiembre al Ejecutivo si tenía constancia de esta fosa y, dado su emplazamiento en terrenos del Ministerio de Defensa, si iba a poner en marcha los trabajos para su localización. El parlamentario recordaba al Ejecutivo que la recién aprobada Ley de Memoria Democrática encomienda a la Administración General del Estado, junto a las comunidades autónomas y ayuntamientos, la búsqueda de personas desaparecidas durante la Guerra Civil y la posterior dictadura. “Los familiares de las víctimas del franquismo, tanto de Rota como de la provincia de Cádiz que podrían encontrarse en esa fosa común, llevan 86 años reclamando digna sepultura a los restos de sus seres queridos”, recalcaba Bueno Pinto.

La respuesta del Gobierno es que dicho enterramiento no aparece a día de hoy en el Mapa de Fosas que elabora la Secretaría de Estado de Memoria Democrática que sirve, precisamente, de apoyo a las tareas de exhumación. No obstante, admite que este documento está “en proceso de actualización”. El Ministerio de Presidencia explica que esta ausencia está provocada porque ni la Junta de Andalucía ni el consistorio de Rota le han comunicado formalmente su existencia. “Nadie lo ha pedido”, recalcan a este diario fuentes del departamento, que añaden que, de hacerlo, se incluirá en este mapa. Según la respuesta parlamentaria, en el término municipal de Rota, al Gobierno solo le consta la existencia de dos fosas comunes de represaliados de la Guerra Civil.

Estas últimas se encuentran en el casco urbano de Rota, en los terrenos de sendos antiguos cementerios que en la actualidad están ocupados respectivamente por la barriada de El Calvario, en estado de ruina, y el parque de El Mayeto. Este segundo es el único en el que, hasta la fecha, se han realizado trabajos de excavación, aunque sin éxito. Los investigadores creen que los restos que presumiblemente se encontraban en este lugar fueron exhumados en la obra de construcción del parque.

La Secretaría de Estado recuerda en su respuesta que está desarrollando un plan cuatrienal para la localización, exhumación e identificación de víctimas de la Guerra Civil al que ha destinado en los dos últimos años seis millones de euros para las comunidades autónomas (de ellos, casi un millón a Andalucía) y 2.750.000 euros a los ayuntamientos. Y añade que, hasta la fecha, no consta que ni la Junta ni el consistorio gaditano hayan solicitado fondos de estas partidas para ubicar la fosa de la base naval. Sin embargo, el diputado de IU recordaba en su pregunta que el pleno del ayuntamiento roteño acordó en junio de 2021 solicitar al Ejecutivo andaluz, entonces formado por el PP y Ciudadanos, la geolocalización y exhumación de dos de las fosas del municipio, una de ellas la situada en la base naval, “sin obtener a día de hoy respuesta por parte de la consejería competente en la materia”.

Pedro Pablo Santamaría, concejal de IU de Rota y biznieto de fusilado, asegura que los testimonios orales ubican la fosa, sin género de dudas, dentro del recinto militar, aunque admite que él no ha podido estar nunca en el lugar precisamente por las medidas de seguridad que impiden el acceso a la zona. “Sabemos que era un punto de fusilamiento que se utilizó sobre todo para republicanos de Rota y Chipiona, las dos localidades más cercanas”, señala a EL PAÍS. Cuando se produjeron aquellos asesinatos, aquel terreno era simplemente un terreno agrícola entre los municipios del Puerto de Santa María y Rota.

Santamaría, que también es miembro de Grupo de Memoria Histórica de Rota, recopiló junto a su compañera Mercedes Rodríguez los testimonios orales de testigos directos y familiares de represaliados en el Pinar de Cura Vargas para el libro Memoria Rota. “No la tenemos geolocalizada, ni sabemos quiénes están allí enterrados, pero sí que en algunas de las tres fosas de Rota están dos concejales del Ayuntamiento, el fundador del PSOE en Rota, y que los fusilados de la zona lo fueron entre julio y septiembre de 1936″, ilustra. La iniciativa Todos los Nombres, una base de datos de víctimas del franquismo en Andalucía, Extremadura y Norte de África surgida en 2004, detalla la identidad de 32 vecinos de Rota que fueron ejecutados durante la Guerra Civil por motivos ideológicos y cuyos cuerpos nunca aparecieron.

Cerca de la fosa de la base naval, que se sabe está cercana al aeropuerto que alberga la base, murió ejecutado Ildefonso Montalbán Monge, un barbero que 43 años que militaba en Izquierda Republicana y era natural de Chipiona, según el testimonio de su hijo Narciso —fallecido en 2011— recogido por el investigador Sebastián Guzmán. Este señala que no hay certeza del lugar donde Ildefonso fue finalmente sepultado y que, al menos otras siete personas fueron fusiladas en la misma finca que actualmente forma parte de la base militar. En la primera década del siglo XXI, Narciso pidió ayuda a unos investigadores locales para intentar localizar el punto donde fue abatido su padre y logró colarse por sus medios en los terrenos de la instalación militar, donde dejó un ramo de flores en homenaje a su padre, recuerda a este diario un testigo de aquellos hechos, que pide anonimato. Es, posiblemente, el único acto de reconocimiento que han recibido hasta ahora las víctimas enterradas en aquella fosa perdida en la base naval.

https://elpais.com/espana/2022-10-26/el-enigma-de-la-fosa-de-la-guerra-civil-perdida-en-la-base-naval-de-rota.html