Estudian en Granada los restos de 49 personas exhumadas del Barranco de Víznar

Estos trabajos se enmarcan en el proyecto ‘Barranco de Víznar, lugar de Memoria’, desarrollado por la UGR y con financiación del Gobierno de España

La subdelegada del Gobierno en Granada, Inmaculada López Calahorro, ha visitado en Víznar el laboratorio donde se están examinando, documentando y catalogando los restos humanos encontrados en el barranco de Víznar por el equipo dirigido por Francisco Carrión y Rafael Gil, profesores de la Universidad de Granada (UGR), y de personas de diversos campos de investigación como arqueología, antropólogía física y forense, sociología y documentación, además de alumnado del Máster de Arqueología y de Antropología Física y Forense.

Según ha explicado la subdelegada, estos trabajos se enmarcan en el proyecto ‘Barranco de Víznar, lugar de Memoria’, desarrollado por la UGR y con financiación del Gobierno de España, a través del Ministerio de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática. La Secretaría de Estado ha dado una ayuda de 28.000 euros a la Universidad granadina para trabajar en el sector 2 y otra de 18.000 a través de la Federación Española de Municipios y Provincias al Ayuntamiento de Víznar.

Se busca recuperar el contexto histórico derivado de la represión franquista que vivió la provincia en vísperas de la Guerra Civil. Cabe destacar que la Universidad de Granada es pionera en este tipo de trabajo desde 2010.

Lopez Calahorro ha señalado que las instituciones públicas «deben apoyar y comprometerse con la lucha a la que tantas personas han dedicado su vida para rescatar la vida de otros miles de personas que acabaron en el olvido tras defender la libertad y la democracia».

Se está trabajando en dos sectores en los que, según las estimaciones de la Asociación Granadina de Memoria Histórica, puede haber enterradas hasta 400 personas.

La fosa número 1, conocida como el pozo del Barranco de Víznar, es un antiguo pozo de captación de agua proveniente de la cercana Sierra de la Alfagura, con un diámetro de más de 20 metros y una profundidad que se estima en más de ocho metros. En 1936 este pozo se había secado a causa de la sequía de aquellos años y fue utilizado como fosa clandestina. Se enterraron ilegalmente entre 100 y 150 granadinos ejecutados por las tropas sublevadas y estacionadas en el acuartelamiento de la localidad de Víznar. Junto a la población civil asesinada es muy posible que se encuentre entre ellos el antiguo rector de la Universidad de Granada Salvador Vila Hernández, catedrático de Filología Semítica y discípulo de Miguel de Unamuno. Fue fusilado el 22 de octubre de 1936.

Además, para contribuir al documento histórico se procederá al estudio antropológico forense de cada una de las 49 víctimas recuperadas en las fosas del Barranco de Víznar, y a su posible identificación genética con los familiares solicitantes.

Entre los objetivos específicos que se están desarrollando en el laboratorio hay que destacar que una vez realizada la excavación arqueológica sistemática de la fosa del sector, se procede a la exhumación individual mediante técnicas arqueo forenses y la protección y conservación de los restos para su transporte al laboratorio.

La subdelegada ha podido conocer de primera mano como es el proceso de identificación tanto de la data de muerte del sujeto de estudio como de las patologías asociadas y los traumatismos violentos, ante, peri y postmortem asociados a los sujetos en estudio.

Además, pudo observar como se llevaba a cabo la limpieza, estudio e inventariado del material asociado a cada individuo. Departió con miembros del equipo de trabajo que le explicaron los métodos y pasos que se llevan a cabo con cada uno de las 49 personas exhumadas.

https://www.granadahoy.com/granada/Estudian-Granada-restos-49-personas-exhumadas-Barranco-Viznar_0_1714029183.html