Madrid. Almeida cierra la web municipal sobre la Cárcel de Ventas, un proyecto que honraba la memoria de las presas del franquismo

Foto: Un grupo de presas durante la procesión del Corpus en la Cárcel de Ventas, en junio de 1939. Fotografía de Santos Yubero que se incluía en la web carceldeventas.madrid.es ARCM. Fondo Santos Yubero.

El Ayuntamiento de Madrid no reactiva la web sobre la Cárcel de Ventas que el anterior equipo de Gobierno, el de la alcaldesa Manuela Carmena, inauguró a finales de 2017 para honrar y visibilizar a las presas de la prisión femenina más poblada del franquismo, que fue derribada en 1969. El alcalde no cumple así con el acuerdo alcanzado en el Pleno de la Junta del distrito de Salamanca el pasado 18 de enero para reactivarla tras su cierre, en noviembre de 2021.

La página web carceldeventas.madrid.es alojaba unas 400 fotografías para ilustrar el paso por Ventas de mujeres que pagaron con largas condenas su compromiso democrático. Incluía biografías de presas republicanas, como Manolita del Arco, Juana Doña y Matilde Landa; el testimonios de algunas de ellas, como el de la escritora Ángeles García-Madrid, que compartió celda con las ‘Trece Rosas’; entrevistas y grabaciones.

Todo ese rico material documental, buena parte de él, inédito, conformaba un recurso didáctico y memorialista de gran calidad tanto para estudiantes como para la sociedad en general.

Inaugurada durante la II República, en 1933, por Victoria Kent, primera directora general de prisiones, la Cárcel de Ventas pasó de ser una cárcel modelo a un lúgubre almacén de presas políticas tras el triunfo franquista. De su interior partieron al paredón las ‘Trece Rosas’. Entre 1939 y 1942, 80 presas de Ventas y de la prisión provisional de la calle Claudio Coello fueron fusiladas en las tapias del cementerio de la Almudena.

Se cerró sin previo aviso

En noviembre de 2021 el portal dejó de estar activo para sorpresa de docentes universitarios que la empleaban como recurso educativo. Ya antes el historiador Fernando Hernández Holgado, profesor de la Universidad Complutense y experto en la represión franquista, había tenido problemas para actualizar la web. Él fue uno de los impulsores del proyecto. Lleva 20 años documentando la represión carcelaria de las mujeres durante el franquismo. «Mi preocupación es que hayan renunciado al dominio y que todo ese material se haya perdido», dice a este diario.

El exconcejal del distrito de Salamanca Pablo Carmona, durante la alcaldía de Manuela Carmena, fue determinante para que aquel proyecto de «memoria colectiva» saliera adelante. «Con el cierre de la web se pierde una parte importante de nuestra historia, también la posibilidad de conocer de primera mano quienes fueron aquellas luchadoras, cómo vivieron y cómo construyeron sus vidas. Se pierde también una parte de las historia de las mujeres de Madrid, sobre todo de las mujeres de clase obrera y de barrios populares», cuenta Carmona a Público. 

Los socialistas madrileños y Más Madrid pidieron explicaciones por el cierre de la web y en el Pleno de la Junta del distrito de Salamanca, a la que pertenece la web, del 21 de diciembre de 2021, el concejal presidente, José Fernández Sánchez, del PP, justificó la retirada de la página en una serie de razones técnicas, como que era obsoleta y que creaba problemas de seguridad informática.

En aquel pleno el concejal del PP alegó, en un intento de manchar la actuación de Pablo Carmona, que no se había encontrado en el consistorio el contrato con  Fernando Hernández Holgado. Un contrato por el que se le abonaron 7.260 euros (IVA incluido), según ha podido comprobar este diario, y que el propio historiador hizo llegar al ayuntamiento por si era cierto que había desaparecido.

La propuesta presentada en ese primer pleno por el PSOE de reponer el portal, secundada por los demás grupos de la oposición, fue aprobada, con la abstención de Vox, Ciudadanos y el PP.

En el segundo pleno en el que se trató el asunto, celebrado el 18 de enero de 2022, se aprobó otra moción presentada por el PSOE para que se fijara un plazo para la reposición de la web. El plazo de tres meses propuesto fue sustituido a petición del PP por aquel que estimaran los servicios técnicos del ayuntamiento. La moción quedó aprobada. Pero trascurridos siete meses desde entonces el portal sobre la Cárcel de Ventas sigue inactivo.

Hacinamiento de presas

Durante la primera posguerra hubo en la Cárcel de Ventas algo más de 3.000 reclusas cuando la capacidad de la prisión era para 500. Los niños mayores de tres años no podían seguir con sus madres en la cárcel. Las presas trabajaban largas jornadas cosiendo o empaquetando sobres para redimir tiempo de sus condenas. Estuvieron hacinadas, recibiendo un pésimo rancho. Precisamente fue Fernando Hernández Holgado el historiador que logró descubrir los nombres de aquellas primeras presas del franquismo, al poder acceder a sus historiales.

La web sobre esta prisión aportaba los planos del arquitecto que la diseñó, Manuel Sainz de Vicuña, gracias a la colaboración de uno de sus nietos con el proyecto, que aportó además fotografías inéditas de los primeros años de funcionamiento. Era un edificio de corte racionalista donde imperaban la entrada de luz, las paredes blancas y terrazas para que tomasen el sol las presas y sus hijos. Pero la llegada de la dictadura cambió aquellos usos.

La memoria de una madre

Las luchadoras antifranquistas que defendieron Madrid de los golpistas como Manolita del Arco Palacio (1920-2006) comenzaron a llenar las celdas. Manolita fue la presa que más tiempo pasó en las cárceles franquistas ininterrumpidamente, 18 años. En Ventas estuvo entre 1942 y 1946. Fue condenada a muerte y pasó seis meses en la galería de penadas de la cárcel, esperando a que fueran a buscarla para ejecutar la fatal sentencia. Se la conmutaron finalmente por treinta años de prisión.

Su hijo, Miguel Ángel Martínez del Arco, explica a este diario que «el cierre de la web de Ventas es un escándalo. Pero no inesperado. Se suma a la manera tendenciosa con la que la derecha afronta nuestro pasado reciente y nuestro presente, cuando además ni siquiera contamos con los recursos básicos que el Estado central -y este Gobierno en concreto- debería haber formulado. Y con los medios de comunicación ausentes. Salvar la web es una acto de respeto a las mujeres presas. Y también a las personas que la han puesto en marcha. Hacerlo es un acto de futuro».

En los años sesenta, la cárcel empezó a llenarse de nuevo de presas políticas. Mujeres que se enfrentaron al tardofranquismo con el mismo ímpetu que sus predecesoras y que recibieron entre sus muros el espíritu de las presas del 36, como dijo en la presentación de la web Natividad Camacho, antigua presa de Ventas.

En el verano de 1969 Ventas cerró. La finca fue subastada en enero de 1973. La adquirió una sociedad bancaria por 300 millones de pesetas. Hoy en su lugar se erige una urbanización de caros pisos. Las nuevas generaciones apenas han escuchado hablar de la Cárcel de Ventas.

Para el concejal socialista Ramón Silva la web «era una joya, una referencia para los investigadores que trabajan en el tema. Además para la ciudadanía es una gran pérdida. Tenía un gran valor histórico».

El historiador Fernando Hernández Holgado alega que era una web de referencia docente, incluso fuera de España. «Es una lástima que los fondos públicos que en su día se emplearon para sacar adelante este proyecto se tiren por la borda. Si realmente existe un problema de seguridad informática lo que tiene que hacer el ayuntamiento es generar un contrato de mantenimiento. Hay que ser muy respetuosos porque lo que contenía la web era la vida de muchas mujeres que ya han fallecido y con las que nos entrevistamos. Hay todo un patrimonio inmaterial con el que se está jugando», dice el historiador.

https://www.publico.es/politica/almeida-cierra-web-municipal-carcel-ventas-proyecto-honraba-memoria-presas-franquismo.html