De cómo «la otra memoria histórica» no es sino la de siempre

Algunas notas y comentarios a los bulos, falsificaciones, manipulaciones, tergiversaciones, errores, omisiones y tonterías que se contienen en el libelo La otra memoria histórica. 500 testimonios gráficos y documentales de la represión marxista en España (1931-1939) que firma como autor el señor Nicolás Salas -a partir de ahora con las iniciales NS, las mismas siglas que para Nacional-Socialismo- de reciente aparición en la ciudad de Sevilla. Especialmente se reseñan las falsificaciones gráficas: fotomontajes, fotografías de propaganda, errores de identificación fotográficos, omisiones de créditos en las fotografías, etc.

Abrimos el libro al azar y comenzamos: pág 113… precisamente acusando de manipulación a un reportaje de Televisión Española saca a colación las fotografías de Granja de Torre-Hermosa. Son sucesos no lo suficientemente investigados, con muchas dudas sobre los hechos que NS resuelve con más dosis de propaganda. Sucede exactamente igual con las fotografías de la matanza de Arahal. El uso inmediatamente propagandístico de tales imágenes y la truculencia y aparatosidad de su obtención siempre han sido objeto de sospecha. En el libro Un año con Queipo de Llano. Memorias de un nacionalista, de Antonio Bahamonde, quien fuera Delegado de Propaganda los primeros días del gobierno faccioso, se señala la existencia de dos fotógrafos, los hermanos Burgos, que trabajaron en la campaña de propaganda que Queipo de Llano montó desde Sevilla, especialmente para contrarrestar los efectos que en la prensa internacional tuvieron sucesos como la matanza de Badajoz. En el protocolo de actuación se señala la posibilidad de desenterrar cadáveres, quemarlos con gasolina, mutilarlos de diversas formas y fotografiarlos después. En el citado libro se da por cierta la falsificación, entre otras, de las fotografías de Granja de Torre-Hermosa. Se da noticia de un libro con falsificaciones de crímenes que tenía sobre su mesa Queipo y que confeccionaron los misteriosos hermanos Burgos. Da la casualidad de que los fotógrafos sevillanos Juan José Serrano y Ángel Gómez Beades “Gelan” trabajaron en dichas campañas como lo atestiguan el ingente material de guerra que podemos contemplar en la Hemeroteca Municipal de Sevilla y que ambos tenían una relación filial, pues eran hermanastros.

Para leer el artículo completo descarga el fichero asociado

Adjuntos

Palabras clave:
memoria histórica