Informe de diciembre 2022. Expte. 2019/000400. Objeto: Servicio de Exhumación, preservación y custodia de restos óseos y muestras biológicas de la fosa Pico Reja del cementerio San Fernando de Sevilla (datos actualizados a 30-12-2022)

En el mes de diciembre de 2022 se ha completado el área de excavación total, hallándonos en este momento en el vaciado de zonas perimetrales. Se accede en todas las áreas al piso de la fosa. Se corrobora la presencia de depósitos de Bando de Guerra sobre el piso de la fosa; Consejos de Guerra y depósitos que corresponderían a víctimas de las cárceles. En ningún momento ha sido posible ajustar las previsiones a la realidad enterrada y ésta ha desbordado absolutamente cualquier cálculo.

Las previsiones efectuadas a principios de 2022 y entregadas al Ayuntamiento de Sevilla han quedado totalmente superadas, pasando de una estimación de afrontar una exhumación de unas 7.000 personas, de las que unas 1.300-1.400 se definirían como víctimas, a las cifras reales que a continuación aportamos.

Este enorme incremento de material durante 2022 ratifica a esta intervención como el mayor proceso de exhumación acometido en todo el Estado si se considera la totalidad de las evidencias intervenidas.

Los resultados se pueden resumir en:

1) Vaciados de los sondeos y delimitación del contorno de la fosa. A día 22-12-2022 se ha alcanzado el perímetro completo de la fosa, sin más zonas pendientes de intervención.

2) Incremento de los metros cuadrados de la fosa por encima de las previsiones de la ampliación (Plano 1). En el ángulo sureste se detecta un incremento próximo a 29 metros cuadrados de las dimensiones de la fosa estimadas en la licitación, con lo que conlleva de nuevo incremento de evidencias antropológicas, sobre todo vinculadas a los usos funerarios.

3) La localización de las víctimas y el mapa del interior de la fosa presenta una disparidad total con los sondeos de partida (Plano 2) de 2017, sin lecturas que se correspondan con la realidad intervenida, alejada de cualquier previsión e incontrolada por la magnitud de los enterramientos de víctimas y no víctimas.