Sevilla. El fajín de Franco en la Virgen del Baratillo, ante la Fiscalía

La Sociedad Andaluza de Juristas 17 de Marzo ha interpuesto una denuncia ante la Fiscalía contra la cofradía, cuya imagen procesiona con el fajín del dictador

JOSEFA ROZALÉN 

La decisión de la Hermandad del Baratillo de Sevilla de incorporar a su imagen titular de la Virgen de la Caridad el fajín del dictador Franco que la hija de este donó a la hermandad en el año 2000 va camino de los tribunales.

La Sociedad Andaluza de Juristas 17 de Marzo ha interpuesto una denuncia ante la Fiscalía de Sevilla contra la cofradía al entender que resulta «incontrovertido, público y notorio» que la imagen de la Virgen de la Caridad ya exhibe en público el citado fajín y procesionará con el mismo.

El artículo 510.1

La controvertida prenda, según los denunciantes,“está expresamente prohibida» por el artículo 510.1 del Código Penal, que castiga con penas de prisión a quienes «públicamente nieguen, trivialicen gravemente o enaltezcan los delitos de genocidio, de lesa humanidad o contra las personas y bienes protegidos en caso de conflicto armado, o enaltezcan a sus autores, cuando se hubieran cometido contra un grupo o una parte del mismo, o contra una persona determinada por razón de su pertenencia al mismo, por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias».

La propia asociación denunciante “lamenta profundamente» haberse visto abocada a presentar la denuncia, pero en su opinión «la exhibición de símbolos de un dictador asesino y genocida resulta inadmisible en cualquier contexto, pero es especialmente triste en el marco de una cofradía y unas imágenes religiosas que intentan transmitir valores relacionados con la caridad y el amor a la humanidad».

Exhibición política

Para Sociedad Andaluza de Juristas 17 de Marzo es “absolutamente reprobable que un reducido grupo de responsables de la hermandad pretenda utilizar el escaparate de la procesión del Miércoles Santo para realizar una exhibición de sentido claramente político y contraria tanto a los valores religiosos como al sentido popular de la Semana Santa de Sevilla».

En su denuncia, 17 de Marzo resalta que la conducta de la hermandad se ajusta al tipo penal mencionado porque, «al pertenecer dicha prenda al dictador que accedió ilegítimamente al poder a raíz del golpe de Estado de 1936, debe entenderse que el enaltecimiento se refiere al autor de numerosos delitos de lesa humanidad, cometidos con ocasión de un conflicto armado contra numerosas personas en razón de su ideología, religión o creencias».

Además, la exhibición del fajín no cabe encuadrarla en el marco del ejercicio de la libertad de expresión, ya que la Hermandad del Baratillo «no pretende dar a conocer sus ideas políticas, ni es una asociación creada para tal fin, de modo que la glorificación de la figura del dictador a través del ensalzamiento de las prendas que lo identifican como militar no pretende difundir ninguna idea más allá del enaltecimiento de su figura».