SOLICITAN, UNA VEZ MÁS, EL DESMONTAJE DE LA CRUZ DE LOS CAIDOS DE MONTIJO (BADAJOZ).

SOLICITAN, UNA VEZ MÁS, EL DESMONTAJE DE LA CRUZ DE LOS CAIDOS DE MONTIJO (BADAJOZ).
ARMHEX / 20 abr. 2021 22:10
La ARMHEX, ha solicitado formalmente al Ayuntamiento de Montijo el cumplimiento inmediato de la Ley de la Memoria Histórica (tanto la estatal de 2007 como la autonómica de 2019), así como de las recomendaciones de la Diputación de Badajoz para que sin más dilaciones se retire del espacio público el vestigio franquista conocido como Cruz de los Caídos.
 
La ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA DE EXTREMADURA (ARMHEX), considera que la permanencia del citado símbolo, en el espacio público de la localidad hiere la sensibilidad democrática de cualquier ciudadano y constituye una ofensa para la sociedad de Montijo, que sufrió la represión, en numerosas y variadas formas, por el régimen dictatorial surgido del golpe de Estado de 1936 contra el gobierno legítimo constituido. Consideramos por imperativo legal que debe ser retirado este símbolo franquista que representa y exalta textualmente la sublevación militar, la guerra civil y la “victoria” de los sublevados contra el orden constitucional entonces vigente.
 
La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura, quiere manifestar su preocupación, pues según consta en los planos, en la remodelación del Parque Municipal y Parque “Juan Méndez” de esa localidad de Montijo (Badajoz), al parecer y en principio se pretende mantener un elemento simbólico franquista, como es la “Cruz de los caídos”. Tenemos que recordar que este elemento está incluido dentro del “Catálogo de vestigios franquistas de la provincia de Badajoz” de la Diputación de Badajoz aprobado en 2018, y en el mismo ya se recomendaba al Ayuntamiento de Montijo la RETIRADA del espacio público donde actualmente se ubica el citado elemento y su “traslado al cementerio”. Según se deduce de la información disponible, la remodelación del citado parque es una obra promovida por esa Entidad local, financiada con Fondos FEDER (U.E) y de la Diputación de Badajoz, con un presupuesto de 241.218,24€, es decir, fondos públicos, y, por tanto, extraña que se mantenga dicho vestigio franquista y no se proceda a su retirada, conforme es obligado legalmente.
 
Como es sabido este tipo de vestigios fueron erigidos por la dictadura franquista con vocación monumental de exaltación de los vencedores de la guerra civil, que se denominaba por el régimen «cruzada» y en los que se acostumbraba a identificar a los fallecidos franquistas en el frente y donde se realizaban, como es notorio y conocido en Montijo, homenajes a los «caídos», o a dirigentes fascistas en fechas señaladas (18 de julio, fecha del inicio del golpe militar, 20-N, fecha de la muerte de José Antonio Primo de Rivera) u otros acontecimientos locales, festividades, desfiles militares o de las organizaciones del régimen: Falange, Asociaciones de Ex-combatientes franquistas, Frente de Juventudes, Sección Femenina, etc.
 
Queremos recordar sobre el origen de dicho símbolo franquista, y así consta en la placa del Excmo. Ayuntamiento de Montijo conocida como “Pozo en calle Azorín”, puede leerse que fue erigida: “A propuesta del Jefe Local de Prensa y Propaganda de Falange Española, en 1938, se proyectará la Cruz de los Caídos que será inaugurada en 1941 en torno a la que se comenzará a levantar el mismo año el Parque que llevará su nombre”.
 
Se trata de un conjunto monumental promovido, proyectado y utilizado por la dictadura franquista con la finalidad de exaltación de la sublevación militar y de la dictadura en el que perdura el elemento principal que define su naturaleza y significado (la Cruz), uno de las más conocidas es la «Cruz del Valle de los Caídos». Y aunque, como en este caso de Montijo, se haya borrado la inscripción original, no puede considerarse desvirtuada su naturaleza original, en cuanto permanece el elemento principal que definía y define la naturaleza del conjunto arquitectónico, esto es, la Cruz erigida con un significado de exaltación de los que combatieron en favor de los que promovieron el golpe militar de 1936, por lo que se considera, a todos los efectos, un vestigio de la dictadura.
 
Por ello, es claramente un «símbolo contrario a la Memoria histórica y democrática» y así lo entendió la Diputación de Badajoz en el presente caso, dado que fue erigido, como ya hemos dicho, con vocación monumental en exaltación de los vencedores de la contienda.
 
En definitiva y así lo hemos de manifiesto al Ayuntamiento de MONTIJO, en el caso del monumento denominado “Cruz de los Caídos” sito en Montijo, podemos afirmar sin lugar a dudas, que con base en los antecedentes históricos y con base en la legislación aplicable, especialmente el art. 15.1º de la Ley 20/2007 y en el art. 25.1º de la autonómica Ley 1/2019, de 21 de enero, de memoria histórica y democrática de Extremadura, la vinculación entre los orígenes del monumento citado, la finalidad para la que fue construida, los responsables de su construcción y la utilización que se hizo del mismo durante años, por un lado, y la exaltación del golpe militar de 1936, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura, por otro lado, resulta evidente y notoria. Obviamente, fue erigida con el exclusivo fin de exaltar la sublevación militar golpista de 1936, a la Guerra Civil y a unos únicos muertos, en este caso a los caídos del autodenominado «bando nacional». En todo caso hemos de insistir que la citada cruz por estos motivos, no es un símbolo religioso, sino claramente político conmemorativo.
 
En resumen:
– En el presente caso, queda plenamente acreditada la iniciativa, promoción y titularidad pública municipal del monumento. Es evidente que, en este caso, la Iglesia católica no solicitó ni promovió su construcción, ni la financió, ni en ningún momento fue propietaria del citado monumento, por lo que en todo caso la decisión sobre su eventual retirada del espacio público, le corresponde en exclusiva a esa Administración local.
 
– La finalidad declarada del monumento fue su utilización durante años para actos de conmemoración pública del golpe militar de 1936, de los vencedores de la Guerra Civil y de la posterior dictadura y represión, y de hecho se solía utilizar para dicho fin en fechas señaladas.
 
– El emplazamiento privilegiado en que se ubicó, en plena vía pública, por ende, lo convierten en un testimonio presente del triunfo de los vencedores en la Guerra Civil y memoria de humillación para con los vencidos, sus víctimas y sus descendientes. Paradójicamente la reforma y embellecimiento que actualmente acomete el Ayuntamiento, realzará aún más su presencia en el espacio público.
 
– Así mismo, a pesar de la eliminación por parte del Ayuntamiento hace años de los símbolos que había en la base del monumento y la modificación de las inscripciones originales; no puede considerarse quede desvirtuada su naturaleza original, en cuanto permanece el elemento principal que definía y define, al conjunto arquitectónico, con un alto valor simbólico.
 
En consecuencia, en este caso el Ayuntamiento de Montijo, lo que debe hacer es acatar el mandato imperativo legal, y cumplir la ley, al margen de que lo hayan hecho o no otras administraciones locales o lo que se hubiera o no hecho en el pasado; pues no cabe la igualdad en la ilegalidad, y por ende proceder a la retirada del citado monumento, denominado “Cruz de los Caídos”. Máxime cuando consta así le fue solicitado por la Diputación Provincial de Badajoz, que expresamente recomendaba su traslado de su actual ubicación al cementerio, lo que aún no ha sido cumplido.
 
Con base en las anteriores consideraciones esta Asociación ha acordado dirigirse a este Excmo. Ayuntamiento para que proceda a la retirada del espacio donde actualmente se ubica el monumento denominado “Cruz de los Caídos”, como símbolo contrario a la legislación vigente, lo que se ha verificado mediante un escrito registrado en el día de ayer.
 
A título meramente polémico, no deja de extrañar que más trece años después de la promulgación de la ley estatal y más dos desde la entrada en vigor de la norma autonómica, se mantenga este vestigio franquista que en cambio realzará aún más su presencia en el espacio público con la reforma del parque donde se ubica si no se retira, y sin embargo se constata la falta de gestiones efectivas para la señalización y conservación de los restos donde su ubican las conocidas como “Colonias Penitenciarias de Montijo”, en las estuvieron presos republicanos obligados a trabajar en condiciones infrahumanas para las obras del canal de Montijo, todo ello, a pesar que desde el año 2010 la ARMHEx solicitó a la Junta de Extremadura la declaración de las mismas como B.I.C. (Bien de Interés Cultural), en su acepción de sitio histórico, como consta igualmente a este Ayuntamiento. Así mismo es de recordar que en el mes de octubre de 2016, ya se aprobó una propuesta de impulso por la que la Asamblea de Extremadura instaba a la Junta de Extremadura para Declarar Bien de Interés Cultural en la categoría de Sitio Histórico los restos y el paraje natural o terreno donde se ubicaban las colonias penitenciarias de Montijo.