¡¡¡¡Última hora!!!! El PSOE andaluz pide la presidencia de la comisión de Cultura, con competencias en Memoria Histórica, para que no la tenga Vox.

Los socialistas ofrecen, si Vox tiene que tener una presidencia, la de Fomento

El PSOE-A ha anunciado este viernes que va a plantear que se le otorgue la presidencia de la Comisión parlamentaria de Cultura y Patrimonio Histórico, que tiene las competencias en materia de Memoria Histórica y Democrática, de manera que se le quite a Vox, a quien se le ha otorgado en el reparto que se hizo público ayer, y se le dé a este partido, a cambio, la presidencia de la Comisión de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio.

En declaraciones a los periodistas, el diputado del PSOE-A por Huelva y exconsejero de la Junta José Fiscal ha denunciado la «provocación» que supone que Vox, el «grupo de ultraderecha en el Parlamento andaluz», haya sido propuesto para presidir la Comisión de Cultura y Patrimonio, en la que están residenciadas las competencias de Memoria Histórica y Democrática.

Ha recalcado que esto es «una provocación sin precedentes» a todos los andaluces y, en concreto, a esas personas que aún tienen a familiares en «fosas comunes o en cunetas».

Una imposición de PP y Cs

Fiscal ha señalado que dar la presidencia de la comisión de Cultura y Patrimonio Histórico a Vox ha sido una «imposición» del PP-A y de Cs, que llegaron con una propuesta cerrada, que no se ha votado, y cuando se les manifestó el desacuerdo desde el PSOE-A y Adelanta Andalucía respondieron literalmente que «esto es lo que hay».

«Los que hablaban de rodillo o de prácticas más o menos dictatoriales, a la primera de cambio, han trasladado al Parlamento el ordeno y mando y se la da circunstancia de que, por ejemplo, el PSOE-A, con 33 diputados, tiene menos presidencias de comisiones que el PP-A, que tiene 26 diputados, algo que no entiende nadie», ha añadido.

En este sentido, Fiscal ha exigido al PP-A y Ciudadanos que se cambie la presidencia de la Comisión de Cultura y que si Vox tiene que tener una presidencia de comisión que no sea aquella en la que se dirimen los asuntos de memoria histórica y democrática, sobre todo, cuando el partido de «ultraderecha» ha reclamado la derogación de la actual ley andaluza.

_________________________________________________________________________________________________________________________

+ información

Un acuerdo entre los 5 partidos (PSOE, PP, Cs, Adelante Andalucía y VOX) permitirá a Vox presidir la comisión sobre Memoria Histórica del Parlamento andaluz

► La presidenta de la Cámara, Marta Bosquet, promueve una negociación entre los cinco grupos de la que salió un pacto «extraoficial» para repartirse la dirección de las 18 comisiones

► PSOE y Adelante dicen que la elección de Vox al frente de la comisión de Cultura y Memoria fue una «imposición» de PP y Ciudadanos, pero ninguno de los grupos de izquierda reclamó presidir esa comisión por ser la última en orden de prelación

► La formación de Santiago Abascal, con 12 diputados y sostén del Gobierno de Juan Manuel Moreno, ha pactado con el PP la derogación de la Ley de Memoria y sus sustitución por una Ley de Concordia

DANIEL CELA | 7-2-2019

El partido ultraderechista Vox presidirá la comisión de Cultura y Patrimonio Histórico del Parlamento andaluz, por la que pasan todos los asuntos relacionados con la Memoria Histórica. La formación de Santiago Abascal, con 12 diputados en la Cámara y sostén del Gobierno de Juan Manuel Moreno Bonilla, tiene firmado un acuerdo con el PP para derogar la Ley andaluza de Memoria -que fue aprobada sin votos en contra- y sustituirla por una Ley de Concordia.

Las comisiones parlamentarias no tienen funciones ejecutivas, es el Gobierno de PP y Ciudadanos quien tiene en su mano las políticas memorialistas, y ninguno de estos dos grupos votó en contra de la ley. Sin embargo, el hecho de que la comisión donde se debatirán los asuntos que afectan a las víctimas de la Guerra Civil y el franquismo haya caído en manos de Vox -por desinterés del resto de grupos- ha desatado una gran indignación en la ciudadanía.

¿Cuál es la carambola que ha provocado esta situación de la que, 48 horas después, ningún partido se hace responsable? La presidenta del Parlamento andaluz, Marta Bosquet, convocó el pasado lunes a los portavoces de los cinco partidos de la Cámara a una reunión «extraoficial» con el objetivo de pactar el reparto de cupos de iniciativas parlamentarias que tendrá cada grupo en esta legislatura, así como la presidencia de las comisiones donde se dirimen las políticas del Gobierno. Bosquet promocionó un acuerdo previo de los cinco partidos para evitar una votación que hubiera dejado a los grupos de izquierda -PSOE y Adelante Andalucía- con menos representación en la mesa de las comisiones de la que tienen sus diputados en la Cámara.

Hubo dos reuniones de portavoces -lunes y martes- y, según varias personas presentes en la negociación, se llegó a un acuerdo «unánime» de los cinco partidos para repartirse las presidencias de las 18 comisiones parlamentarias, quedando la mesa de Cultura y Memoria Histórica en manos de una diputada de Vox, ha adelantado Abc y confirman fuentes de la negociación. Antes de que se inflase la polémica en las redes sociales, fuentes del PSOE y de Adelante confirmaron a esta redacción de que se había llegado a «un acuerdo global» entre los grupos. Más tarde matizaron que la elección de Vox para presidir la comisión de Cultura fue una «imposición de la derecha».

En el anterior gabinete de Susana Díaz, las competencias memorialistas de la Junta de Andalucía estaban en la Consejería de Presidencia , pero el Ejecutivo bipartito de PP y Ciudadanos las ha trasladado al departamento de Cultura, que dirige la popular Patricia del Pozo . La Consejería de Cultura es la última en el orden de prelación del nuevo Ejecutivo. Ni PSOE ni Adelante Andalucía reclamaron la presidencia de la comisión de Cultura y Patrimonio Histórico, que finalmente recayó en Vox. La formación ultraderechista tampoco solicitó presidir este órgano, siempre según personas presentes en la reunión de Bosquet con los cinco portavoces.

PP y Ciudadanos aseguran que el acuerdo fue «unánime» entre los cinco grupos y subrayan que, sin pacto, los grupos de izquierda podrían haber logrado menos representación en las comisiones de lo que han obtenido. La mesa de una comisión, que ordena los debates legislativos sobre las políticas del Gobierno que luego pasan al Pleno de la Cámara para ser votados, está compuesta por tres miembros: presidencia, vicepresidencia y secretaría. Dirigir este órgano es importante para los grupos políticos, no sólo porque marca el ritmo de las leyes y ejerce de contrapeso al Ejecutivo, sino porque sus miembros cobran un plus que suman a su nómina de 3.081 euros (de hasta 500 euros por sesión).

El PSOE y la coalición Podemos-IU (Adelante Andalucía) tienen otra versión sobre la negociación: ambas formaciones replican que dejar la Comisión de Cultura en manos de Vox ha sido una «imposición del tripartito de derechas». «Trajeron la propuesta de reparto cerrada y dejaron los huecos para PSOE y Adelante», dicen fuentes de la coalición de izquierdas.

El acuerdo escrito, al que ha tenido acceso esta redacción, deja en manos del PP la presidencia de cinco comisiones y cuatro para Ciudadanos, correspondientes a sus áreas de competencia dentro del Gobierno. El PSOE presidirá cuatro comisiones, entre ellas la de Hacienda, que tradicionalmente siempre ha dirigido el líder de la oposición (en la pasada legislatura la presidía el PP). Adelante Andalucía preside dos comisiones y Vox una. «En la negociación nadie peleó por presidir Cultura. El PSOE y Adelante Andalucía reclamaron comisiones que al final no lograron, pero la de Cultura y Patrimonio no fue una de ellas», aseguran fuentes de la formación naranja.

El acuerdo entre grupos no será oficial hasta el lunes, cuando la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet, (y un miembro de la Mesa en el que ella delegue) presidan las sesiones constitutivas de todas las comisiones parlamentarias, donde se votará la composición de las mismas. En cada comisión participan 18 diputados con representación proporcional a su peso dentro de la Cámara. Vox, que es el grupo minoritario con 12 parlamentarios, tendrá que hacer equilibrios para participar en todas, pero se sabe ya que su líder y presidente de grupo, el juez Francisco Serrano, será portavoz en la comisión de Igualdad y estará también en la de Salud y Familias.

La portavocía de Serrano en la comisión de Igualdad llama la atención porque el juez se ha significado notoriamente en contra de las políticas y leyes de igualdad y lucha contra la violencia machista, que su grupo ha pedido derogar. El diputado y presidente de su grupo parlamentario se estrenó en la Cámara con un discurso negacionista sobre el machismo como origen de las agresiones a mujeres, y ha pedido que se desarrolle una ley que combata la violencia «intrafamiliar», esto es, en el ámbito doméstico, pero que proteja por igual a mujeres, hombres, niños o ancianos. Serrano y Vox niegan las estadísticas de muertes de mujeres a manos de sus parejas y ex parejas (47 asesinadas en España el año pasado).

https://www.eldiario.es/andalucia/rearme-silencioso-Susana-Diaz-oposicion_0_865463664.html

______________________________________________________________________________

VÍCTIMAS DEL FRANQUISMO DESMIENTEN A LA SENADORA DEL PP QUE SE BURLÓ DE LA MEMORIA HISTÓRICA: «NO HEMOS RECIBIDO NINGUNA EXPLICACIÓN»

Ester Muñoz criticó que el Gobierno presupueste «15 millones para que ustedes desentierren unos huesos» y afirmó horas después que había hablado con un colectivo de víctimas que «entendió» sus explicaciones

ELDIARIO.ES | JUAN MIGUEL BAQUERO | 7-2-2019

La presidenta de la Asociación de Familiares Pro Exhumación de los Republicanos del Valle de los Caídos (AFPERV), Silvia Navarro, desmiente a la senadora del PP, Ester Muñoz, que se burló de las víctimas del franquismo. «En ningún momento he recibido ninguna explicación ni nunca he entendido sus declaraciones», asegura Navarro a eldiario.es.

«15 millones para que ustedes desentierren unos huesos», dijo Ester Muñoz sobre el presupuesto para Memoria Histórica durante la sesión de control al Gobierno en el Senado. Al terminar la sesión, matizó sus palabras diciendo que se refería a la exhumación del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos y no a “la gente que está en las cunetas”.

Y tras la polémica, Ester Muñoz dijo que había hablado con una representante de los familiares de una asociación por la exhumación de republicanos, quien «entendió» sus explicaciones, según recogía una nota de la agencia EFE. Pero la presidenta del colectivo de víctimas del franquismo aludida niega tal extremo.

«Me he sentido utilizada», ratifica Silvia Navarro. «Lo que no puede ser es que intente manipular una conversación inocua para salir del paso de las graves declaraciones que hizo».

«Me refería a los huesos de Franco»

La senadora del PP envió unos mensajes a Navarro a través de WhatsApp en los que decía: «Supongo que estarás viendo las declaraciones mías de esta tarde. Solo quiero aclararte que me refería a los huesos de Franco, no de las víctimas». En un segundo texto seguía: «Me da igual lo que piense el resto, pero a ti quería explicártelo».

La presidenta de la asociación de víctimas del franquismo enterradas en el Valle de los Caídos respondió: «estate tranquila. Ahora no te puedo llamar pero, si quieres, hablamos mañana».

Una llamada que, como confirma Silvia Navarro, nunca llegó a producirse. «Aparte de su comparecencia estelar en el Senado me encuentro con una noticia en la que dice que ha hablado conmigo y yo he entendido sus explicaciones y que le he dado la absolución, digamos, pero nunca me llamó y a cambio me encuentro que dice eso», manifiesta.

La visión de la senadora del PP «para nada se ajusta a la realidad», según Navarro. «No hemos hablado, ni me ha dado explicaciones ni la puedo entender», subraya.

Para la presidenta de la asociación de víctimas las declaraciones fueron «un insulto» dirigido a «personas que ya han sufrido bastante». La intervención, y la burla al presupuesto dedicado a Memoria Historia, «más que con ignorancia tiene que ver con cierta ideología que subyace detrás de esas palabras y que no debería estar tolerada en estos tiempos», dice.

La representante de AFPERV critica «las declaraciones de la senadora del PP Esther Muñoz a la agencia EFE en las que hace mención expresa» de la propia Silvia Navarro afirmando que habló con «una representante de una asociación por la exhumación de republicanos» y que esta «entendió» su rectificación.

Sin embargo, la presidenta de la Asociación de Familiares Pro Exhumación de los Republicanos del Valle de los Caídos asegura que estas palabras «no se ajustan a la realidad, ya que en ningún momento existió tal conversación entre la senadora y yo», según aclara en una nota de prensa.

«Entre nosotras sólo medió una comunicación vía WhatsApp en la que yo emplazaba a la senadora Muñoz a una conversación telefónica al día siguiente», sostiene. Y esta «conversación telefónica no se ha producido en ningún momento». Por este motivo, «desde nuestra asociación no podemos entender ni compartir, ni en el fondo ni en la forma, las afirmaciones y opiniones vertidas por la senadora durante su comparecencia ante el Senado». Y las afirmaciones posteriores de la senadora popular «constituyen nuestra opinión una manipulación del mensaje expresado por mí vía WhatsApp».

La situación «redunda en una ofensa y en una nueva falta de respecto a las víctimas del franquismo». Desde AFPERV emplazan a la senadora Ester Muñoz «a que estos hechos no se vuelvan a repetir y a que, en general, cesen las faltas de respeto a las víctimas».

https://www.eldiario.es/sociedad/Victimas-franquismo-PP-Memoria-Historic…