Utrera Molina denuncia a la Diputación de Sevilla por «odio visceral» hacia su persona

Impugna el «torrente de odio e intolerancia» que implica la propuesta de IU y Podemos de retirarle la medalla de la provincia

EL MUNDO | JOAQUÍN MANSO | MADRID | 5-12-2016

El ex ministro del franquismo José Utrera Molina ha decidido impugnar el «torrente de odio e intolerancia» que, a su juicio, implica el acuerdo del Pleno de la Diputación de Sevilla por el que se inicia, a propuesta de IU y Podemos, el expediente para retirarle la medalla de oro de la provincia, que se le concedió en 1969.

Utrera había sido gobernador civil de Sevilla desde 1962 hasta ese año y, posteriormente, fue ministro de Vivienda durante el Gobierno del almirante Carrero Blanco y secretario general del Movimiento en el primer Ejecutivo de Carlos Arias. En los albores de la democracia, fue uno de los miembros del búnker que se opuso a la reforma política que patrocinaba el Rey Juan Carlos.

La Diputación de Sevilla acordó dos veces este año -la primera se anuló por defectos formales- el inicio de ese expediente, con los votos favorables de PSOE y C’s y la abstención del PP, tal como había hecho anteriormente con los fallecidos Francisco Franco o el general Gonzalo Queipo de Llano. En el caso de Utrera, se argumenta que ejerció «responsabilidades» durante la dictadura «responsable de la represión de centenares de hombres y mujeres», y que una juez de Argentina le reclama por genocidio, por haber firmado en 1974 las últimas ejecuciones a garrote vil del franquismo: las del asesino Georg Michael Welzel y el activista anarquista Salvador Puig Antich. Ese procedimiento argentino es nulo de pleno derecho, según las conclusiones de la Audiencia Nacional de España, por falta de jurisdicción.

En su carta de alegaciones dirigida a la Diputación sevillana el pasado 22 de noviembre, Utrera Molina defiende que la apertura de expediente responde a lo que él considera: «Un odio visceral hacia mi persona, mi trayectoria política y mis propias creencias ideológicas», lo que cree estar «lejos de ser un una reflexión lógica y cabal».

«Jamás habría expuesto estas alegaciones si esta propuesta viniese motivada por una censura objetiva de mi labor como gobernador civil de la provincia durante los años 1962 a 1969 o de mi conducta posterior que de alguna manera pudiera desacreditar o desmerecer el honor concedido. Pero a la vista está que, siendo estrictamente políticos los argumentos que se vierten en la citada proposición, lo único que se pretende con esta medida es denigrar y borrar de la historia de Sevilla cuatro décadas de su Historia, dictando una verdadera damnatio memoriae sobre todo aquél que tuvo responsabilidades en el régimen nacido el 18 de julio de 1936″, sostiene.

Durante el tiempo que fue gobernador de la provincia, dice, tuvo el honor de servir a los sevillanos con «absoluta entrega» y añade: «Miente quien afirmase que durante mi etapa como gobernador, se torturase, denigrase o detuviese a ningún sevillano por el hecho de ser demócrata o por motivos políticos o ideológicos».

Utrera, que es suegro de Alberto Ruiz-Gallardón, tiene 90 años y reside en Málaga, da nombres de personas de la oposición política al franquismo con las que mantuvo reuniones en su despacho. Así, cita a los responsables de la entonces ilegal Comisiones Obreras: «Siempre he creído que los hombres capaces de luchar con valor por una idea, aunque yo la conceptuara equivocada, merecen el mayor respeto y yo jamás se lo regateé».

El ex ministro del franquismo ya perdió este año la calle que llevaba su nombre en la capital hispalense, después de que el Ayuntamiento decidiese renombrarla en honor al sacerdote, escritor y periodista José María Javierre.

http://www.elmundo.es/espana/2016/12/05/58446eac468aeb237c8b4597.html