Córdoba. La Junta seguirá actuando de oficio en la exhumación de fosas

La Dirección de Memoria Democrática actuará en Obejo y en la Campiña. En Adamuz se está a la espera de una resolución judicial

Diario de Córdoba | Irina Marzo | Córdoba | 6-11-2014

La Dirección de Memoria Democrática volverá a actuar este año de oficio en el cementerio de Obejo y en un pueblo de la Campiña, que su responsable, Luis Naranjo, prefirió no desvelar. El director general se mostró «satisfecho sin triunfalismos» con los trabajos de exhumación realizados en Andalucía a instancias de la Administración, «porque aún quedan miles de represaliados sin identificar». «Incluso cuando no se acierta con los lugares de enterramiento –añadió– merece la pena, porque se van descartando hipótesis». Luis Naranjo presentó ayer en la Facultad de Filosofía una conferencia-coloquio sobre los trabajos de localización de fosas en la provincia, impartida por Andrés Fernández, arqueólogo y director de los trabajos de exhumación en el cementerio de Obejo, y Rafael Espino, presidente de la Asociación para La Recuperación de la Memoria Histórica de Aguilar de la Frontera (Arehemisa), que ha llevado a cabo la exhumación de víctimas en Adamuz. En esta localidad del Alto Guadalquivir, Arehemisa encontró este verano los restos de cuatro personas y está a la espera de que un juzgado de Montoro autorice su exhumación. Con esa orden judicial se realizará un estudio antropológico que determine si esos cuerpos pertenecen a los once represaliados del franquismo que se buscan. En Adamuz, la asociación ha trabajado con una subvención de la Junta y ha contado con el apoyo del Ayuntamiento.

En el caso de Obejo, en el que la Administración andaluza ha actuado de oficio a través de Andrés Fernández, se ha errado en la primera excavación. El arqueólogo malagueño lleva desde el 2006 exhumando fosas del franquismo, entre ellas las del cementerio de San Rafael de Málaga o la de los mineros de Camas, y sabe que eso no significa nada, que hay que seguir intentándolo. En este caso se busca a dos maquis muertos en 1949 a manos de la Guardia Civil, según recoge el propio atestado, y el error de la localización es de lo más común. «Nos basamos sobre todo en testimonios orales –recuerda–. Los cementerios han ocultado las fosas a veces con la construcción de nichos que dificulta los hallazgos». En cualquier caso, explica Fernández, todo queda justificado por la meta: «Encontrar y entregar a los familiares los restos de un ser querido es una experiencia indescriptible, lo más gratificante».

http://www.diariocordoba.com/noticias/cordobalocal/junta-seguira-actuando-oficio-exhumacion-fosas_918547.html