La búsqueda de Lorca se enreda en un laberinto administrativo

La Junta dictamina que no es necesario su permiso para las tareas de localización, mientras que los investigadores explorarán una vía alternativa con el respaldo de la familia de Dióscoro Galindo

granadahoy.com | G. Cappa | Granada | 9-6-2016

El ruido de las chicharras será el único sonido que se escuche este verano en el paraje del Peñón del Colorado de Alfacar, donde el investigador Miguel Caballero ubica la fosa de Federico García Lorca. La Dirección General de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía resolvió ayer que no tiene que otorgar ningún permiso para que puedan comenzar los sondeos para la búsqueda de la ‘tumba’ del autor de Yerma, lo que en principio daría luz verde al equipo que lideran el propio Miguel Caballero y el arqueólogo Javier Navarro. Sin embargo, la foto de la retroexcavadora removiendo el terrero está lejos de hacerse. 

En la letra pequeña del comunicado enviado por la Dirección General, se especifica que los investigadores tendrán que contar para la excavación arqueológica con tres tipos de autorizaciones. En primer lugar, de la administración titular de los terrenos, que en este caso son públicos y forman parte del parque natural; en segundo lugar, de las que «vengan exigidas» en razón de las características y métodos de las tareas de prospección; y, por último, del Ayuntamiento afectado, en este caso el de Alfacar. En este punto, Miguel Caballero denuncia que esta disposición es una vuelta atrás porque este protocolo ya se siguió hace tres años y les llevó a un callejón sin salida. «Esto no es ninguna autorización para que podamos proseguir los trabajos, es una estrategia de dilación porque no hay ninguna intención por parte de la Junta de Andalucía para encontrar a los represaliados en la Guerra Civil», señala Caballero. En este sentido, fuentes de la Consejería de Cultura aseguran que la carta enviada ayer a la asociación Regreso con Honor es sólo una respuesta a la solicitud que se formuló hace un año para comenzar un sondeo arqueológico para localizar fosas en Alfacar, al tiempo que justifican la dilación en responder a la «complejidad» que planteaba una propuesta que no necesitaba subvención porque contaba con financiación privada y han sido necesarios dos informes del gabinete jurídico . A partir de ahí se ha elaborado la respuesta con una directriz clara: la dirección general de Memoria Histórica no está buscando a Lorca ni lo ha buscado nunca. Así que Regreso con Honor puede iniciar una primera fase de los sondeos con las «licencias oportunas» sin necesidad de un permiso específico por parte de la Junta. En principio, la alcaldesa de Alfacar y diputada de Cultura y Memoria Histórica, Fátima Gómez, aseguró ayer a este diario que el Consistorio no pondría problemas en autorizar estos trabajos siempre y cuando los informes técnicos sean favorables, aunque subraya que en ningún momento pueden dar autorización para llevar a cabo una exhumación. 

Sin embargo, este escenario no entra dentro de la hoja de ruta del equipo de Miguel Caballero y Javier Navarro, que presentarán a mediados de mes en Sevilla una solicitud para buscar los restos de Dióscoro Galindo, uno de los asesinados junto a Lorca el 18 de agosto de 1936, para lo que cuentan con el permiso de su nieta. Y en el caso de que, pasado un tiempo prudencial, no se obtuviera respuesta por parte de Memoria Democrática, Regreso con Honor acudiría a la justicia ordinaria. En este sentido, Javier Navarro subraya que, en este escenario, esta nueva petición «estará ajustada» a la Ley de Memoria Histórica y ya sí sería competencia de la Junta de Andalucía autorizar o no la búsqueda del maestro republicano. 

Navarro, que aboga por recuperar la «cordialidad» con la institución autonómica, recuerda que, además del respaldo de la familia de Galindo, la solicitud también está amparada por la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) en calidad de «familia política» de Arcollas y Galadí, los banderilleros anarquistas que también fueron ajusticiados junto a Lorca. Fue hace unas semanas cuando una de las nietas del maestro practicó en el laboratorio Labgenetics, en Madrid, la recogida de muestras de ADN, para cotejarlas con los posibles restos óseos que se encontraran en las tareas que pretende realizar la asociación. Desde la Junta de Andalucía subrayan que, cuando llegue esta nueva solicitud, se estudiará y se dará una respuesta conforme a la ley de Memoria Histórica. Sin embargo, advierten de que su autorización sí resultará preceptiva en el caso de que «las prospecciones conduzcan a la efectiva localización de fosas comunes y se pretenda llevar a cabo la exhumación de los restos humanos que se hallen en las mismas». 

Desde la Junta de Andalucía también desvinculan la búsqueda en Alfacar de la llegada del legado de Federico García Lorca a Granada, después de que Miguel Caballero denunciara hace meses las supuestas presiones de la familia del poeta para que se paralizaran los trabajos en Alfacar a cambio de posibilitar el traslado de los más de 5.000 documentos que en la actualidad se conservan en la Residencia de Estudiantes de Madrid y que desde hace más de un año deberían estar depositados en el Centro Lorca. En este sentido, apuntan que esta inhibición es una prueba de la imparcialidad de la institución autonómica y de su compromiso con la memoria histórica. 

Y en el caso de que, sea por una vía o por otra, los investigadores pudieran encontrar una fosa común en el transcurso de sus investigaciones, deberán de notificar el hallazgo a las autoridades judiciales pertinentes. A partir de ahí entraría la Junta con una valoración a cargo de un comité de expertos y la apertura de un plazo de alegaciones. Con todos estos informes ponderará a favor o en contra de la intervención, localizando todos los cuerpos que se encontraran en la fosa. Otra cosa es la identificación genética, que no sería posible en los casos en los que no se pueda contar con ADN de los familiares para cotejarlos con los del fallecido. 

Los estudios documentales, geoarqueológicos y paleogeográficos llevados a cabo desde 2013 por un amplio equipo de especialistas en la zona del Caracolar, en el término de Alfacar, han delimitado una superficie de 10 por 28 metros donde podrían yacer los cuerpos, un área cercana al paraje en el que la administración autonómica ya intervino sin éxito en 2009.

http://www.granadahoy.com/article/granada/2302823/la/busqueda/lorca/se/enreda/laberinto/administrativo.html