La guerra civil de Preston se pasa al cómic

El dibujante José Pablo García adapta a la novela gráfica las investigaciones del prestigioso hispanista, sin olvidarse del rigor.

@peiohr / 14.06.2016 02:04 h.

El producto cultural de la memoria histórica ha encontrado un nuevo filón: viñetas e ilustraciones. Hace meses Alfaguara publicó la controvertida obra de Arturo Pérez-Reverte, ilustrada por Fernando Vicente, ahora, aparece una novela gráfica dibujada por José Pablo García a partir de las investigaciones de Paul Preston, el hispanista de mayor prestigio internacional. Publica Debate, marca compañera de Alfaguara en Penguin Random House. Ambos sellos venden sus obras como acercamiento de la historia de España más reciente “a los jóvenes lectores”.

Paul Preston siempre ha tratado de equilibrar los adjetivos y las matanzas: nunca ha evitado definir la represión contra la República cercana al holocausto, ni olvidado las matanzas de la otra parte. En la batalla de la historiografía, donde los historiadores de un bando silencian a los del otro, Preston aparece como la voz del consenso que no falta al rigor. Quizá por ello su visión de los políticos republicanos durante la guerra sea tan poco amable. Ni Azaña, ni el general Rojo, Preston sólo salva a Negrín, al que perdona por no hablar mal de los demás.

Como explica José Pablo García, citando a Paul Preston, no se ha acabado de hacer justicia con las víctimas y sus familias

El nuevo título mantiene intacto el rigor del historiador, a lo largo de las casi 250 páginas de tebeo. Por eso es una historia ilustrada, que se detiene en cada acontecimiento para ponerle imagen. Juan Pablo García prefiere llamarlo “ensayo gráfico”, como reconoce a este periódico. Aunque como experimento gráfico recuerda mucho a fórmulas ensayadas hace años, por ejemplo, Tina Modotti. Una mujer del siglo XX, de Ángel de la Calle.

Como el propio dibujante explica, su intervención como guionista se ha limitado a “adaptar casi literalmente el ensayo de Preston a las viñetas, intentando captar el tono de su obra”. Asegura que no se ha tomado “ninguna libertad interpretativa” al trabajar con las investigaciones del historiador. No ha abreviado hasta los huesos el relato de la contienda, ni siquiera en los precedentes.

Mi adaptación de Preston es claramente más densa que la de Pérez-Reverte y se sirve de la narrativa del cómic para ir encadenando acontecimientos

La aproximación es amena y eficaz, no hay tijera para lograr una lectura sin interrupciones del relato. La herramienta educativa que propone el ensayo ilustrado de Preston y García no evita la visión crítica de la gestión de nuestra memoria hoy: “Dado que la guerra acabó en fechas muy distintas dependiendo del lugar, para cuantificar el número de muertes que causó la represión en la posguerra, las cifras más fiables son las que corresponden a los que murieron a manos de quienes ejercían el control en cada zona”, leemos en boca del historiador al inicio del último capítulo del libro. Sin ambigüedades.

“El libro de Pérez-Reverte es una álbum ilustrado que puede servir como primer acercamiento a los niños. Mi adaptación de Preston es claramente más densa y se sirve de la narrativa del cómic para ir encadenando acontecimientos”, cuenta José Pablo García a EL ESPAÑOL. Sin embargo, su editorial promociona el libro como la supervisión de Preston de “la adaptación de su célebre libro para acerca la historia más reciente de España a los jóvenes lectores”. El autor insiste en que “erróneamente se sigue asociando el formato cómic al lector juvenil e infantil, como un primer paso hacia una lectura, digamos, adulta”.

“Gran parte de los acontecimientos que aparecen, algunos de ellos decisivos, son desconocidos para la mayoría de lectores más curtidos e incluso interesados por la Historia”, asegura sobre el libro que sale a la venta ahora. “Creo que es necesario que la gente conozca bien las causas que nos llevaron a la guerra, que se remontan a varias décadas atrás, no a un hecho puntual. En el libro aparecen expuestas pormenorizadamente”, dice.

En aquel libro de Pérez-Reverte leíamos este remate de la Transición: “Juan Carlos I volvió a legalizar los partidos políticos, procuró la reconciliación nacional, liquidó el régimen franquista y devolvió a España la democracia”. Como explica José Pablo García, citando a Preston, “no se ha acabado de hacer justicia con las víctimas y sus familias”. “Sigue habiendo miles de desaparecidos y sería necesario dignificarlos para un sano funcionamiento de la democracia”.

http://www.elespanol.com/cultura/libros/20160613/132237295_0.html

_____________________________________________________________________________________________________________________________

+ info:

Paul Preston: «Es alucinante que el Gobierno no admita que la dictadura fue ilegítima»

El hispanista británico, de quien se publica la versión en cómic de ‘La guerra civil española’, será investido Doctor Honoris Causa por la UB este martes

Sobre Catalunya, el autor de ‘El Holocausto español’ defiende el derecho de la gente a opinar y a expresar su voluntad

RICARD FADRIQUE

reviou“Es un disparate. Mis colegas se van a reír de mí”, es lo primero que pensó el hispanista británico Paul Preston (Liverpool, 1946) cuando la editorial Debate le propuso llevar al cómic su magno ensayo ‘La guerra civil española’, de cuyo guion y dibujo se ha hecho cargo José Pablo García (Málaga, 1982) –autor, el año pasado, del despliegue gráfico de ‘Las aventuras de Joselito’ (Reino de Cordelia)-. “Pero en cambio, vista la calidad del resultado me han felicitado por la iniciativa y mi mujer cree que es una forma fantástica de llegar a más lectores, entre ellos los jóvenes”, admite el catedrático de historia en su perfecto catalán y recién llegado de Londres para ser investido este martes Doctor Honoris Causa por la Universidad de Barcelona y dar una charla en el Born.

Preston, autor de las biografías de Franco, el rey Juan Carlos y Carrillo, prepara “una historia general de España desde la primera República hasta hoy”, donde se centra en tres cosas: la violencia social, que menguó con la democracia, la corrupción y la incompetencia de los políticos. “En estas dos no se ha evolucionado”, certifica quien califica de “alucinante” que aún tengamos “un Gobierno que no admite que la dictadura fue ilegítima y que Franco fue un dictador compañero de Hitler yMussolini”. “Lo más grave -añade sobre la desmemoria histórica- es que aquí la mitad de la población aún no quiere reconocer todas las cosas espantosas que pasaron y de las que hablé en ‘El Holocausto español’, un libro durísimo; cuando lo escribía mi mujer me encontraba llorando sobre el teclado”.

OLVIDO E IGNORANCIA

Ante el entierro que Rajoy y el PP han hecho de la ley de memoria histórica Preston es claro: “Fomentar el olvido es fomentar la ignorancia y ningún Gobierno debe fomentar la ignorancia de sus ciudadanos”. “¿Por qué hay tanto franquismo en España? Porque durante 40 años hubo una dictadura que hizo un lavado de cerebro nacional, con un control de los medios y un aparato que imponía el terror. Y la democracia no pudo hacer un contralavado porque la libertad de expresión implica que también el franquismo tiene derecho a expresarse. Pero eso no significa que no se pueda hacer justicia a las víctimas”.

No se debe borrar la historia ni olvidar lo que hizo Franco ni el resto de asesinos de los que era el jefe», opina el hispanista británico

“No se debe borrar la historia ni olvidar lo que hizo Franco ni el resto de asesinos de los que era el jefe –opina ante el debate de quitar los símbolos franquistas de las calles-. Creo que si una calle se llamageneral Yagüe no hay que cambiarla por calle Mozart sino escribiendo debajo ‘Responsable de la matanza de Badajoz’. Hay que recordar salvando los sentimientos de las familias de las víctimas. Es una vergüenza que el Gobierno no haga algo con tantas fosas comunes”.

LA RENOVADA IMAGEN DE HITLER

“La memoria histórica es relativa –continúa el autor de ‘Idealistas bajo las balas’-. El otro día me entrevistaron unos alemanes y me contaron que aunque los aliados les impusieron la desnacificación y desarrollaron un sentimiento de culpa por el Holocausto hoy se ha renovado la imagen de Hitler y muchos creen que lo único malo que hizo fue perder la guerra”.

Sigue Preston acérrimo defensor de la transición. “Hay quien la critica por no haber sido suficientemente revolucionaria pero fue un pequeño milagro. Al morir Franco había auténtico miedo. Hubo manifestaciones públicas democráticas pero había terror a las Fuerzas Armadas, que no estaban para defendernos del enemigo exterior sino para buscar al enemigo interior, había 200.000 falangistas con licencia de armas, la guardia civil, los grises, la policía armada… La izquierda asumió un compromiso para el cambio porque aún había peligro”.

CATALUNYA Y EL DERECHO A OPINAR

Pero asume que se erró con el ‘café para todos’. “Es evidente que elEstado de las autonomías se hizo con la ambición de diluir la nacionalidad catalana”. “Después, en el 2006 -continúa-, si el Gobierno de Madrid no hubiera sido tan duro e intransigente con la reforma del Estatut se habría resuelto gran parte del problema de hoy con Catalunya. Yo siempre estoy a favor del derecho de la gente a expresar su voluntad y a opinar”. En el caso de Escocia, reconoce el historiador que habría sentido “una gran tristeza” si se hubiera independizado de Gran Bretaña. “Pero hay grandes diferencias. Allí no había trabas legales y el Gobierno inglés permitía la consulta. Aquí hay una Constitución escrita (lo que significa que se puede reescribir). Escocia es una de las partes más pobres de Inglaterra y Catalunya una de las más ricas de España. Pero en ambos casos nadie sabe las consecuencias de la separación”.

De la vida de Joselito a la guerra civil

‘Las aventuras de Joselito’, donde el joven malagueño José Pablo García reconstruía el año pasado con un camaleónico despliegue gráfico la vida del malogrado niño cantor, llamó la atención de los editores de Debate, que le propusieron el reto de adaptar al cómic, en 240 páginas, el ensayo histórico de Paul Preston ‘La guerra civil española’. «Me dio vértigo y respeto. He tenido solo siete meses y por un momento creí que no llegaría vivo al final», reconoce por teléfono desde Málaga el dibujante, que ha tenido la bendición del historiador, quien ha supervisado viñeta a viñeta el trabajo sin hacerle más que un par de observaciones.

«He pensado en todo tipo de público adulto, porque muchos no conocen aún los pormenores de la guerra y creo que hay que seguir insistiendo en la memoria histórica, en que se conozca bien lo que ocurrió para resolver por fin los asuntos que quedaron pendientes en la transición», señala García. El mayor problema, explica fue «sintetizar la obra original, siendo fiel a su espíritu y tono documental, sin que resultara apabullante y avasallara al lector y sin que fuera frío e indigesto». Para ello ha debido sumergirse en numerosa documentación de la época y fotografías de los reporteros de guerra.

García, que curiosamente es hermano de David Leo, poeta y popular consursante de ‘Pasapalabra’, donde lleva 60 programas imbatido, acaba de volver de Palestina, donde prepara un nuevo cómic para una oenegé.

http://www.elperiodico.com/es/noticias/ocio-y-cultura/entrevista-preston-guerra-civil-comic-jose-pablo-garcia-honoris-causa-5193493