La infancia «redimida»: el último eslabón del sistema penitenciario franquista

La creación de instituciones que tutelaran la infancia de los hijos de los presos políticos supone, en palabras de la autora, «el último eslabón de la represión franquista», en el cual había que adoctrinar, sobre todo política y religiosamente, a las familias de los detenidos por el franquismo. El trabajo de los presos solucionaba parcialmente los problemas de hacinamiento de las cárceles y se favorecía la imagen de caridad cristiana que el régimen pretendía dar de sí mismo en su propaganda exterior. Las familias, previa sumisión ideológica, vivían de las retribuciones del trabajo del encarcelado, mientras que los hijos eran internados en colegios en los que eran objeto del proselitismo religioso.

Adjuntos

Palabras clave:
prisiones