Camas (Sevilla). ACTUALIZADO. 79 años para enterrar a su padre.

Los descendientes de mineros asesinados en la Guerra Civil en Sevilla recuperan sus restos

Hallada una nueva fosa de la Guerra Civil junto a los enterramientos descubierto

El Pais. es Raúl Limón Sevilla 3 AGO 2015

 

 “Me decían que no sabían dónde estaba, que estaría en alguna cuneta”. Así ha explicado Lida Salgado este lunes cómo ha tenido que esperar 79 años para recuperar los restos de su padre, Francisco, miembro de una columna de mineros masacrada por la Guardia Civil en Camas (Sevilla) el 19 de julio de 1936 y enterrado en una fosa con otros ocho compañeros. Ahora podrá darle una sepultura digna y, a sus 84 años, ver reparada la memoria ocultada por el régimen franquista. La exhumación de la fosa de estos trabajadores ha permitido hallar otra con entre cinco y nueve cuerpos de un total de 67 fusilados dos años después en distintos puntos de la capital andaluza.

Doble éxito de un trabajo de exhumación en Camas tras cuatro años de lucha de la Dirección General de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento de Camas, y las asociaciones Memoria, Libertad y Cultura Democrática, Memoria Histórica y Justicia y el grupo memorialista de la CGT. Tras dos intentos fallidos, la fosa de los mineros ha sido hallada e identificados los cuerpos de cinco de los nueve trabajadores de entre 20 y 50 años, muchos sindicalistas, que murieron cuando acudían a auxiliar a la República ante el golpe de Franco. Son Francisco Salgado, José Palma, Domingo Pavón, Domingo Pachón y Cayetano Muñoz. El otro éxito es el descubrimiento de una segunda fosa de represaliados durante la Guerra.

Los cuerpos de los mineros han sido hallados en los terrenos que hoy ocupa un parque de educación vial, cerca de la glorieta donde fueron aniquilados con explosivos y fusiles Mauser de la Guardia Civil y de una avenida llamada Poeta José Muñoz San Román, un escritor afín al franquismo que llegó a pedir un monumento a los agentes que causaron la masacre. Lida Salgado ha reclamado que la avenida cambie el nombre por el de los mineros y el alcalde, Rafael Recio, se comprometió a estudiar la propuesta.

“Tenemos una deuda y vamos a seguir trabajando”, ha recalcado el director de Memoria Democrática, Francisco Javier Giráldez, quien ha destacado que los hallazgos han sido posibles gracias a la colaboración de todos los implicados.

La investigación relacionada con esta fosa, según detalló el arqueólogo Andrés Fernández, permitió documentar otro posible enterramiento a pocos metros del realizado para ocultar a los nueve mineros. Se trata de una fosa en la que se tiene constancia de la existencia de cinco cuerpos, pero se cree que podrán hallarse más. Se sospecha que es un grupo de los 67 condenados y fusilados en 1938 por el franquismo tras un consejo de guerra.

 

El héroe de la emboscada

El padre de Lida Salgado, Francisco, formaba parte de la columna de mineros que, tras conocer el golpe militar de Franco, bajó desde la cuenca minera de Huelva a defender Sevilla del fascismo.

A pocos metros de Camas, una ciudad que limita con la capital andaluza, fueron sorprendidos por una emboscada de la Guardia Civil, que disparó y lanzó explosivos contra la columna.

Los cuerpos presentan fracturas múltiples y la mayoría murió en el acto. Pero Francisco, herido de muerte, tuvo fuerzas para caminar hasta el Ayuntamiento para avisar del suceso. Murió poco después. Desde entonces, la localización de su cuerpo y los de sus compañeros había permanecido oculta, aunque Lida, que perdió a su padre cuando ella tenía cinco años, no ha parado de reclamar una investigación para darle un entierro digno.

Como ella, Pilar Comendeiro, residente en Argentina, y Nelly Bravo, que vive en Estados Unidos, también han luchado por recuperar los restos de su tío José Palma Pedrero, un tornero miembro del mismo grupo de represaliados.

Las dos sobrinas descubrieron en Internet, a través de una búsqueda en Google, el libro La justicia de Queipo, del historiador Francisco Espinosa, la verdad sobre la muerte de su tío.

http://politica.elpais.com/politica/2015/08/03/actualidad/1438602077_413122.html

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

+info:

Exhumados los restos de los nueve mineros encontrados en una fosa en el antiguo cementerio de Camas

03/08/2015

Una vez realizado el estudio antropológico forense por parte del equipo técnico, los restos óseos serán analizados en la Universidad de Granada para determinar su ADN.

La Consejería de Cultura ha sido el lugar escogido para informar sobre el proceso de exhumación de los restos de los nueve mineros encontrados en una fosa común en el antiguo cementerio de Camas. Este ha sido un paso más dentro del proceso iniciado hace cinco años que tiene como objetivo final el poder dar una sepultura digna a los miembros de la Columna Minera de Riotinto que fueron asesinados por los golpistas en el barrio camero de La Pañoleta y enterrados en el antiguo cementerio de la localidad en el año 1936.
Después de dos años de investigación, documentación y trabajo sobre el terreno por parte del equipo técnico, se ha llegado a uno de los momentos finales del proyecto con la exhumación de los restos óseos y el posterior estudio antropológico de los mismos. La Universidad de Granada será la encargada de llevar a cabo el análisis del ADN y dará los resultados de la prueba en unos tres meses.
Durante la rueda de prensa se ha dado a conocer el descubrimiento de una nueva fosa común, al margen de la de los nueve mineros, donde existen indicios de que pueda tratarse de un grupo de mineros que fueron acusados por rebelión militar, fusilados y enterrados también en el antiguo cementerio camero. Esta información aparece recogida en un certificado de defunción en el registro civil, e incluso, uno de los cuerpos presenta el impacto de un proyectil en el codo.  
El alcalde de Camas, Rafael Recio, ha resaltado que «los esfuerzos han visto logrados sus objetivos» después de varios años de investigación. En este tiempo, y a raíz de una pesquisa, se ha conseguido localizar, exhumar y realizar el estudio antropológico de los restos de los nueves mineros fusilados en el barrio camero de La Pañoleta y enterrados en una fosa en el antiguo cementerio de Camas. «La constancia y el trabajo bien hecho tienen su recompensa», ha indicado Rafael Recio. Igualmente, el alcalde de Camas ha querido subrayar la importancia de los Ayuntamientos en esta materia puesto que «todavía hay muchas familias pendientes de recuperar los restos de sus familiares». En este sentido, ha querido «aprovechar la oportunidad para alentar a otros municipios a que lleguen hasta el final en caso de que en su territorio existan sospechas sobre la existencia de víctimas enterradas en fosas». 
El Director General de Memoria Democrática de la Consejería de Cultura, Javier Giraldez, ha indicado que «estos trabajos han sido posibles gracias a la colaboración entre administraciones, entidades memorialistas y los familiares directos de las víctimas». Asimismo ha destacado el «excelente trabajo» y el «rigor científico» del equipo multidisciplinar en el que han participado historiadores, documentalistas, arqueólogos y antropólogos forenses, dirigidos por el experto en antropología forense, Andrés Fernández. Giraldez ha expresado también que «los trabajos suponen avanzar un paso más hacia el objetivo de conocer la verdad, hacer justicia, reparar sus nombres y, finalmente, darles una sepultura digna».
Por su parte, el arqueólogo y encargado de dirigir al equipo técnico, Andrés Fernández, se ha encargado de detallar el proceso de exhumación de los restos óseos. Durante su exposición ha hecho un breve recorrido por cada una de las fases que han ido desarrollando hasta encontrar la fosa común donde se encontraban los mineros. El equipo técnico ha llevado a cabo una consulta exhaustiva de los archivos municipales, documentos cartográficos y testimonios de personas para obtener datos que les acercara más al lugar del enterramiento producido en el antiguo cementerio de Camas. Gracias a esta concienzuda búsqueda de información, descubrieron que los mineros habían sido enterrados en ataúdes, un dato recogido en el acta de un pleno celebrado el 19 de agosto de 1936 donde también aparece el pago de los nueve féretros por una cuantía de 180 pesetas. Hasta ese momento se desconocía en España otro caso de enterramiento de represaliados en ataúdes. Por este motivo, los técnicos comenzaron a buscar una fosa común con el tamaño concreto para albergar nueve ataúdes, además de seguir consultando los archivos municipales para confirmar que no hubo ningún accidente o acontecimiento que hubiera acabado con la vida de estas personas. De esta manera encontraron a los nueve mineros onubenses.
El arqueólogo también ha hecho referencia a varios datos obtenidos en este estudio antropológico como la edad y la altura de los cuerpos, los daños sufridos por la explosión o los impactos de proyectiles, y las prácticas realizadas durante la autopsia. De la misma manera, ha hecho referencia a un elemento curioso sobre la costumbre de enterrar a niños encima de las fosas con la intención de ocultarlas, algo que también se han encontrado en la de Camas. Por último, Fernández ha indicado que «esperan obtener pronto los resultados del estudio de ADN para conocer con certeza la identidad de estas personas y ponerles por fin a todos nombres y apellidos».
 
Un camino eterno
La columna minera de Riotinto llegó a Camas el 19 de julio de 1936, concretamente al barrio de La Pañoleta, con la intención de defender la República ante el Golpe de Estado perpetrado por el bando franquista, cuando sufrieron una terrible emboscada por miembros de la Guardia Civil. El inesperado encuentro se saldó con la muerte de decenas de mineros que fallecieron a causa de los proyectiles y de una fuerte explosión producida por un artefacto lanzado por los golpistas.
Entre los mineros fallecidos se encontraban los nueve hallados en la fosa común del antiguo cementerio de Camas, de los cuales se conoce la identidad de cinco: José Palma Pedrero, Francisco Salgado Mariano, Domingo Pavón Fernández, Domingo Pachón y Cayetano Muñoz Maestre. 
Francisco Salgado estaba herido de muerte, pero consiguió escapar de los ataque y comenzó a caminar calle abajo hasta que llegó, muy debilitado, al antiguo Ayuntamiento de Camas para dar aviso del trágico suceso que en esos momento estaba teniendo lugar en La Pañoleta. Una vez dio el aviso, Francisco Salgado falleció.
Para el recuerdo quedará esa anécdota de uno de los acontecimientos más tristes ocurridos en Camas, una anécdota que hoy ha sido conocida por la hija, nieta y bisnieta de Francisco Salgado, ya que han estado presentes en la rueda de prensa. Didi Salgado, su hija, ha recibido una memoria de los trabajos que se están realizando en el antiguo cementerio de Camas.
Como una continuación de las recientes averiguaciones sobre lo ocurrido en La Pañoleta en 1936 y para seguir teniendo presente estos trágicos episodios de la historia de España, el alcalde de Camas ha indicado que pronto se iniciarán los trámites para engrandecer el monumento a los mineros y que se va a esperar a la propuesta de la Asociación ‘Memoria, Libertad y Cultura Democrática’ sobre el cambio de denominación del viario Poeta Muñoz San Román, ya que al parecer tenía relación con el régimen franquista e, incluso, llego a pedir un monumento para los golpistas que asesinaron a los mineros que venían a defender la legítima Segunda República.
 
http://camas.es/opencms/opencms/camas/actualidad/noticias/cultura/noticia_0078.html