Halladas por primera vez mujeres en las fosas de Víznar.

Halladas por primera vez mujeres en las fosas de Víznar

Blog – Foro de la Memoria – El Independiente. María Andrade – Sábado, 16 de Julio de 2022

Foto: Francisco Carrión. Detalle del impacto de bala en un cráneo de una de las víctimas halladas en Víznar que evidencia la ejecución.

Por primera vez se han hallado los restos de mujeres en las fosas del Barranco de Víznar, uno de los símbolos de la cruel represión fascista, donde ya han sido recuperados los cuerpos de 43 víctimas. Este es el relato de los últimos y descarnados descubrimientos del equipo de la UGR que, junto a la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica, interviene en el Lugar de Memoria.

Detalle del impacto de bala en un cráneo de una de las víctimas halladas en Víznar que evidencia la ejecución.

Francisco Carrión Jiménez

Detalle del impacto de bala en un cráneo de una de las víctimas halladas en Víznar que evidencia la ejecución.

En una de las fosas de Víznar, junto a los restos de las personas que fueron ejecutadas por los franquistas y arrojadas a su interior, se ha encontrado un dedal. Tiene tierra pegada, pero aun así, se observa el peculiar relieve de pequeños círculos en esta herramienta imprescindible en la costura. Al observarlo, inevitable pensar en cuántas puntadas dio la persona a la que perteneció y que lo llevaba en uno de sus bolsillos cuando recibió el disparo en la cabeza que le quitó la vida. Ejecutada, como todas las víctimas encontradas hasta el momento en este paraje.

Más allá del impacto y las emociones que provocan, objetos como el dedal localizado aportan información clave sobre las víctimas y, como en este caso, coinciden con las investigaciones memorialistas sobre el asesinato de mujeres que se dedicaban a la costura

El objeto, uno de los innumerables encontrados en las fosas por el equipo de la Universidad de Granada encargado de la intervención, más allá del impacto y las emociones que provoca, como el resto de los localizados, aporta información clave sobre la profesión de quien allí yace. Más si cabe, al haber sido halladas las primeras mujeres entre las víctimas. Porque refrenda la investigación y los datos recopilados durante años por la Asociación Granadina para la recuperación de la Memoria Histórica (AGRMH), que tiene documentados los casos de 39 mujeres asesinadas por los franquistas en este paraje, Lugar de Memoria Histórica de Andalucía, algunas de ellas costureras de profesión. La menor de esas 39 mujeres cuya historia ha recopilado la asociación, Eloísa Martín Cantal, de 15 años; la mayor, Francisca Gámez Sánchez, telefonista de El Fargue, de 55. Y entre ellas, Francisca Fernández, Rosario Fregenal, Ascensión Garrido, Josefa Puertas o Teresa y Elena Gómez, algunas de las que se dedicaban a la costura.

Hasta el momento, la segunda campaña de estos trabajos, que coordina sobre el terreno el profesor Francisco Carrión, ha sacado a la luz los restos de 43 víctimas del franquismo. Las mujeres han sido localizadas en una fosa con 12 personas. Un número significativo de las cuales son mujeres, jóvenes; el número y otra información respecto a edad o patologías debe corroborarlos el trabajo de laboratorio.

Los restos de las 43 víctimas han sido localizados en cinco fosas diferentes en la zona del barranco, donde quedan «muchas más», como recuerda a El Independiente de Granada el profesor Francisco Carrión, uno de los investigadores principales del equipo junto al también profesor de la UGR Rafael Gil Bracero, presidente de la asociación memorialista. Y no solo en el barranco. Puerto Lobo, la carretera de Víznar hasta ese lugar, el área recreativa Amazonia o las del Caracolar, están en el entorno.

«Queda mucho por hacer», proclama el profesor Carrión

«Queda mucho por hacer», proclama Francisco Carrión, a quien encontramos con parte de su equipo en el Molino de Víznar, donde está instalado el laboratorio y se lleva a cabo otra parte esencial de un trabajo, el de la intervención en una fosa, que tiene varias fases y procesos muy lentos y precisos, con las personas encontradas y los objetos personales que, en muchos casos, también ayudan a la identificación.

El caso del dedal remite, como refiere el profesor, a la represión sufrida por mujeres que pertenecieron al Sindicato de Costureras. Indica su pertenencia a un gremio y que ese fue el motivo para que los franquistas las ejecutaran, por pertenecer a un sindicato.

Para este trabajo hay un equipo interdisciplinar, con antropólogos físicos y forenses, arqueólogos, sociólogos o historiadores.

Algunos de los objetos encontrados junto a las víctimas: un peine; un bote de medicamento; una cuchara y un monedero de cuero, muy deteriorado, y en el que asoman monedas a la derecha -en detalle en la imagen de abajo-.

La primera de esas fases del trabajo es la localización de la fosa mediante metodología arqueológica -a la que le ha precedido un trabajo de investigación-. Mediante sondeos, expone Carrión, se buscan alteraciones del suelo, con prospecciones geofísicas, posibles anomalías…Y, al dar con los depósitos funerarios, se pasa a un método de excavación arqueoforense, sobre todo en los casos en los que se localizan muchas personas, o los cuerpos aparecen no ordenados.

En las fosas de Víznar, como ha comprobado el equipo encargado de la intervención, los cuerpos caían conforme eran ejecutados. No hay orden ni fueron depositados con cuidado para enterrarlos.

Una vez que son hallados, el proceso de excavación es muy lento. Se utiliza material muy fino para poder individualizar cada resto, instrumental pequeño para retirar los sedimentos. En este caso, apunta el profesor, los restos se conservan «bastante bien», a diferencia de lo que puede ocurrir en otras fosas, como las que se ubican en cementerios y que han sido alteradas por posteriores construcciones de nichos o tumbas sobre ellas.

Como recuerda el profesor Francisco Carrión, las víctimas halladas en Víznar no fueron fusiladas, sino ejecutadas con un disparo en la cabeza

En una primera aproximación a esos restos hallados se pueden encontrar marcas perimortem, que pueden indicar torturas; también el sexo y edad aproximada; incluso la causa de la muerte. En estas fosas de Víznar, «por desgracia fue un disparo en la cabeza». Como recuerda Carrión, y hemos recogido en otros reportajes, no fueron fusiladas ni tienen otro tipo de disparos. Presentan uno certero en la cabeza. Fueron ejecutadas.

Ya en el laboratorio se explorará otra información clave, contrastándola con las investigaciones que hay sobre las víctimas y la información que aportan los familiares. Una cojera o cualquier otra patología o malformación. Si son lumbares, puede apuntar a un trabajo duro.

Los objetos que se localizan también pueden ayudar en esa identificación. Por ejemplo, en la primera campaña se localizó un sujetador inguinal, de los que se empleaban en caso de hernias.

Entre los muchos objetos guardados y documentados detalladamente hay suelas de alpargatas, rojizas. Pudieron pertenecer a trabajadores de la Fábrica de Pólvora de El Fargue. Como en el caso de las mujeres, entre ellas las costureras, sus casos están igualmente documentados.

En la imagen de arriba, algunos de los objetos encontrados, entre ellos las suelas de alpargatas rojizas. Entre esas bandejas hay una que guarda los cables con los que apareció atada una de las víctimas. En la de abajo, detalle de la suela. Entre esos objetos recuperados, también munición. Restos de las balas de 9 milímetros y de las que empleaban los fusiles Mauser.

Todos los restos serán objeto de estudio para tratar de identificarlos. Es el principal afán del equipo, dar respuestas a las familias que llevan tantos años de búsqueda e identificar al mayor número posible de personas para poder entregárselas. De no ser posible, serán dignificadas en el cementerio de Víznar, con un Memorial que recuerde lo ocurrido.

Para la identificación son dos las técnicas utilizadas, el ADN, con la participación del Laboratorio de Genética de la UGR que dirige José Antonio Lorente, y el de reconstrucción cráneofacial, a través de escáneres e imágenes 3D asociadas a fotografías. La primera de esas vías es la más complicada, porque en muchos casos ya no viven los familiares de primera generación y la cadena avanza a otras que van dificultando el éxito.

«Han pasado demasiados años», lamenta Francisco Carrión al explicar las técnicas para la identificación, distintas a las pruebas de ADN, al ser estas más complicadas cuando no son de familiares de primera generación

«Han pasado demasiados años», lamenta el profesor Carrión para añadir «la esperanza» que representa que en la Ley de Memoria Democrática aprobada por el Congreso «el Estado es el que tiene la responsabilidad de las exhumaciones». Porque a día de hoy, 86 años después del golpe militar que acabó con la legalidad democrática y abrió paso, tras la guerra, a la dictadura, «hay miles de personas desaparecidas». En fosas de parajes como el de Víznar, pero también en cunetas y cementerios.

En este paraje granadino ya está garantizada la tercera campaña. Se llevará a cabo tras la renovación del convenio entre la UGR y la Junta de Andalucía, el mismo marco que ha auspiciado esta segunda fase. Todo ello con financiación que llega a través del Gobierno de España.

Es el Barranco de Víznar un lugar simbólico para la Memoria, como recuerda Carrión, porque las víctimas que fueron asesinadas aquí en las primeras semanas tras el golpe militar reflejan a toda la sociedad granadina. El que entonces era rector de la UGR, Salvador Vila, catedráticos, profesores, representantes públicos, trabajadores de la fábrica de pólvora de El Fargue, una farmacéutica, costureras…

Y la intervención también ha servido para acercar la Memoria Democrática a estudiantes, universitarios y de Secundaria y Bachillerato, bien a través del prácticum, como ha ocurrido en el máster de Arqueología y Antropología Física, o con los estudiantes de Grado de Arqueología, que han hecho trabajo de campo y de laboratorio.

Los restos recuperados no están identificados, pero sí hay mucha documentación, la recopilada por familias, investigadores y, particularmente, por la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica sobre las personas a quienes los golpistas arrebataron la vida en Víznar. Allí, antes de la histórica intervención que ahora se lleva a cabo, en las grandes piedras que señalizan las fosas se han instalado durante años placas en memoria de las víctimas. Entre ellas esta, que recuerda a las mujeres asesinadas en este lugar. Sea este reportaje en su memoria y en la de todas las víctimas del franquismo.

https://www.elindependientedegranada.es/blog/encontrados-fosas-viznar-primeros-restos-mujeres-ejecutadas-franquistas#disqus_thread